• Paris, Francia |
  • |
  • |
  • AFP

En plena ola de movilizaciones contra el cambio climático, la Semana de la Moda de París arrancó este lunes con los buenos propósitos ecologistas de Dior y una protesta de activistas para denunciar el impacto del sector en el medioambiente.

La industria de la moda es una de las más contaminantes del planeta y la presión social está llevando a las históricas firmas a movilizarse para dar una imagen más amigable con el medioambiente.

Más de 30 grandes grupos mundiales del textil, desde el gigante del lujo Kering hasta la española Inditex (Zara, Massimo Dutti...) lanzaron el mes pasado en el marco del G7 de Biarritz un "pacto de la moda" para comprometerse a emprender acciones que contribuyan a limitar el calentamiento a + 1,5 ºC respecto a la era preindustrial.

Gran ausente de esa coalición, el grupo LVMH, rival de Kering, tomó la iniciativa en este arranque de la Semana de la Moda de prêt-à-porter para la próxima primavera-verano, que coincidió con la cumbre de la ONU en Nueva York sobre cambio climático.

Una de sus marcas principales, Dior, reveló en Instagram el mensaje ecologista que marcará su desfile el martes.

La diseñadora italiana Maria Grazia Chiuri, hasta ahora más movilizada por el feminismo que por el medioambiente, presentará una colección en un jardín poblado de 160 árboles, que serán replantados posteriormente en París.

Dior pareció a la vez tomar nota de las críticas que se llevó Chanel tras su desfile de marzo de 2018 en París, cuando el ahora fallecido Karl Lagerfeld recreó un bosque otoñal.

El decorado irritó a la federación France Nature Environnement, que calificó la tala de árboles para el pase de "herejía". Chanel afirmó luego haberse comprometido a replantar 100 robles.

La cita más importante de la industria de la moda fue precedida además por una simbólica protesta de la asociación de defensa de los animales PETA. Con la Torre Eiffel como fondo, varios militantes se vertieron cubos de "barro tóxico" sobre el cuerpo para "recordar a los representantes de la moda de todo el mundo que el cuero es un negocio sucio".

La cita más importante de la industria de la moda fue precedida además por una simbólica protesta de la asociación de defensa de los animales PETA. AFP/END

"La industria del cuero produce residuos tóxicos peligrosos y es responsable de la muerte de más de mil millones de animales anuales para producir complementos de moda que están destruyendo el planeta", dijo a la AFP una militante de PETA, Marie-Morgane Jeanneau.

"Enfermo" y con el gota a gota -

El verde y los motivos vegetales dominaron el desfile el lunes de la japonesa Mame Kurogouchi, que se estrenó en la Semana de la Moda parisina.

Con una apuesta abiertamente marcada por la naturaleza, la diseñadora nipona, que creó su propia marca en 2010 tras haber trabajado con Issey Miyake, se valió de la malla para crear superposiciones en conjuntos elegantes y fluidos.

Las plumas acaban de conectar a la mujer con el entorno natural.

El surcoreano Kiminte Kimhekim también desfiló por primera vez en la capital francesa reivindicando sus lazos extragrandes que se llevan como sombrero o cinturón. "Algunos piensan que no es llevable, pero me da igual", dijo el diseñador a la AFP.

La firma mezcla las prendas deportivas, como un sujetador diseñado para correr, con delicadas piezas de organza. Algunas modelos avanzan empujando un soporte de gota a gota y luciendo una camiseta que reza "Sick" (enfermo).

El surcoreano Kiminte Kimhekim también desfiló por primera vez en la capital francesa reivindicando sus lazos extragrandes que se llevan como sombrero o cinturón. AFP/END

Chanel, Balenciaga, Loewe y Celine son algunos de los desfiles destacados de esta Semana que se celebrará hasta el 1 de octubre.

El gran ausente será el diseñador estadounidense Virgil Abloh, que anunció que se retira temporalmente de la primera línea por cansancio.

Abloh suele protagonizar la Semana de la Moda por partida doble: al frente de su marca Off-White, una de las favoritas de los milenials, y como director artístico de las colecciones masculinas de Louis Vuitton desde el año pasado.