•  |
  •  |
  • END

El ex sacerdote católico Alberto Cutié se casó ayer en secreto en la corte civil de Coral Gables con su novia, la guatemalteca Ruhama Canellis, luego del escándalo que generó tras ser fotografiado besándose con la mujer.

Cutié, de 40 años, y Canellis, de 35, fueron casados por la juez Jacqueline Schwartz, de acuerdo con la licencia de matrimonio número 2009-010907, según constató Notimex en el archivo de Internet del Buró de Licencias de Matrimonio del condado Miami-Dade.

El enlace fue privado y la pareja llegó con vestimentas casuales acompañada por el hijo de Canellis, quien sirvió de testigo del enlace, reportó el programa “El escándalo”, de la cadena Telefutura.

Aún no se sabe la fecha de la boda por la iglesia, ni el recinto donde se realizará, pero el reverendo Leo Frade de la Diócesis Episcopal del sureste de Florida, dijo al programa “María Elvira Live” que Cutié le pidió oficiar el enlace.

Cutié de origen cubano y Canellis desataron un escándalo dentro de la iglesia católica en Estados Unidos, luego de que una revista publicó a mediados de mayo, 25 fotos del prelado y la mujer besándose y abrazándose en una playa en Miami Beach.

El ex sacerdote fue descubierto semanas después con su novia en una vivienda en California, cuando se suponía que estaba en un “retiro espiritual” y tuvo que salir al paso con un sorpresivo anuncio de que dejaba la Iglesia Católica Romana para unirse a la Episcopal. En esa nueva iglesia ofreció como laico su primer sermón el pasado 31 de mayo en una atestada Iglesia de la Resurrección.

La jerarquía de la Arquidiócesis de Miami criticó la forma en que Cutié se fue de la iglesia católica y la forma en que el reverendo Leo Frade manejó el asunto.

Al tener una relación con Canellis el sacerdote violó el mandato de celibato de la Iglesia católica y por ello optó por cambiarse a la Episcopal, que sí acepta el matrimonio en los sacerdotes.


www.milenio.com