•  |
  •  |
  • END

No busque las diferencias, no las verá. En el iPhone 3G S lo único que es diferente a simple vista es el nombre. Cuando se enciende, sin embargo, la cosa cambia. La nueva versión del teléfono de Apple, que llega a las tiendas españolas el próximo 19 de junio, gana la letra S de su nombre por la velocidad -’speed’, en inglés-.

Dotado de un nuevo procesador, el teléfono puede saltar de aplicación en aplicación de forma mucho más rápida y cargar los juegos y programas en la mitad de tiempo.

El móvil tiene ahora también una conexión HSDPA capaz de alcanzar una velocidad de descarga de hasta 7.2 Mbps frente a los 3.4 Mbps de la versión anterior.

Para los usuarios de iPhone, sin embargo, la característica más apetecible será la posibilidad, por primera vez, de grabar vídeo desde el teléfono. Hasta ahora la compañía se había negado a incluir cámaras con esta función, justificando su decisión en la mala calidad que tradicionalmente tienen las cámaras de móvil. El nuevo sensor de tres megapíxeles incluye balance de blancos y un sistema de enfoque automático con el que sacar fotos se vuelve más intuitivo -para enfocar un objeto, basta con tocarlo en la pantalla- y que además graba vídeo con resolución VGA a 30 cuadros por segundo.

El iPhone incluirá un editor básico de vídeo con el que es posible seleccionar partes de la película completa usando sólo los dedos y gestos sobre la pantalla y el resultado podrá subirse a Youtube y otros servicios desde el propio teléfono.

Apple ha introducido también dos pequeñas mejoras que no estarán disponibles en la versión 3, ni siquiera después de la actualización de software 3.0, prevista para la próxima semana. La primera es una brújula interna, similar a la que tienen los teléfonos Android y que permite posicionar al usuario con la orientación correcta en los mapas de Google.

La segunda es un sistema de control mediante voz que permite llamar a los números de la agenda, dictar los teléfonos que se quieren marcar y controlar el reproductor de Mp3 con comandos de voz. Los usuarios, por ejemplo, podrán pedir al iPhone que les diga qué canción está sonando y que sólo reproduzca canciones de ese estilo o de un grupo concreto.

El iPhone 3G S dobla la capacidad de almacenamiento del modelo 3G. Estará disponible en 16 y 32 GB.

Los precios anunciados por operadores de otros países son similares a los del modelo 3G de hace un año y es de esperar que Movistar los mantenga en la misma línea.

El modelo 3G seguirá a la venta a un precio más reducido, y el iPhone ganará la posibilidad de compartir la conexión a Internet con ordenadores mediante Bluetooth o a través de cable, pero es probable que las operadoras cobren por hacerlo.

Por último, la batería del iPhone 3G S también mejora ligeramente. Ahora es un 20% más duradera y permite navegar a través de WiFi durante cinco horas o ver vídeos en la pantalla durante más de 10.

Con el nuevo modelo y la actualización a la versión 3.0 de los antiguos, Apple soluciona alguna de las carencias que hasta ahora tenía el iPhone frente a la competencia, como el soporte para MMS o la posibilidad de cortar y pegar texto, elementos que le posicionan mejor en la guerra de smartphones que se avecina con modelos como el N97 de Nokia.


Elmundo.es