• |
  • |
  • END

MIAMI

En una ceremonia a la que asistieron no más de 60 invitados, el padre Alberto Cutié contrajo matrimonio la noche del viernes 26 de junio, por la vía religiosa, con su novia, Ruhama Canellis. La boda se realizó en la Iglesia de San Bernardo de Clairveux, en el Monasterio Español de North Miami Beach, Florida, bajo una cerrada custodia policial.

Una ceremonia íntima

Pese al asedio de la prensa, que esperaba noticias a la salida del recinto, ninguno de los novios se dejó ver en ningún momento. Incluso la Policía debió intervenir varias veces para que periodistas y camarógrafos cedieran el paso a los autos que entraban al parqueo interior del Monasterio Español.

Sin embargo, al término de la ceremonia, varios sacerdotes episcopales salieron a hablar con la prensa y dar sus impresiones sobre la boda de Cutié.

“El Padre Alberto estuvo como todos los novios: nervioso pero contento”, dijo en entrevista con Univision.com el obispo episcopal Leo Frade, quien ofició la ceremonia. “En el sermón hablé del regalo que Dios nos ha dado en el amor, que es la fuerza más grande, que vence a todo obstáculo, a toda prohibición de los hombres”.

Cuando se le comentó a Frade sobre los obstáculos que los esposos Cutié han enfrentado en las últimas semanas, expresó: “Estas son pruebas que les tocan a todos, por diferentes razones: a veces es la suegra, a veces es la mamá, a veces los amigos... [...] Y a veces es la prensa”.

“Vi a Ruhama muy feliz, un poco llorosa, porque las mujeres se emocionan mucho en las bodas”, agregó el sacerdote cubano, quien agregó que la novia estaba “guapa”, con un vestido blanco elegante y sencillo. “El Padre Alberto estuvo bien, muy sereno”, le dijo a Univision.com el sacerdote episcopal retirado Onell Soto, uno de las personas más cercanas a Cutié dentro de la comunidad episcopal. “Todos los rumores que han dicho son puras tonterías”, agregó Frade, en relación con las especulaciones surgidas en la última semana. “El Padre (Alberto) es heterosexual y ama a su mujer. (...) Él vino a la Iglesia Episcopal para buscar a una mujer. Si hubiera sido diferente se hubiera quedado donde estaba”.

“Bailaron una canción en inglés. Para serte sincero, no me sé la letra”, relató también, de muy buen ánimo, el padre episcopal Rafael García, quien compartió con la prensa varias fotos que había tomado durante la recepción con su cámara personal. “Estaban bailando y se besaron”, agregó.

Univisión.com