•  |
  •  |
  • END

EL PAIS / Madrid
A pesar de su indudable encanto personal y de los papeles de galán que la industria de Hollywood le ha dado, Robert Redford ha sido siempre un hombre discreto, poco dado a las alfombras de Hollywood y sí a las prolongadas historias de amor. La última la vive desde hace 13 años con la pintora alemana Sibylle Szaggars, con la que se casó, con la misma discreción que acostumbra a hacerlo todo, el pasado sábado.

Sólo 30 personas, la familia y algunos amigos, estaban citados en la iglesia de St. Katharinen en Hamburgo para asistir al enlace. Ha sido la gerente de la oficina parroquial, Renate Maßfeller, quien ha hecho pública la ceremonia a la que siguió una fiesta en el hotel Louis C. Jacob, aunque la gran celebración tendrá lugar en septiembre en México, un país al que siempre ha estado muy vinculado el actor.

Según informaciones facilitadas por el diario alemán Hamburger Abendbatt, que ha dado la exclusiva de la boda, Redford y su mujer había contraído previamente matrimonio civil. Redford, de 72 años, estuvo casado durante 27 años con Lola Jean Van Wagenen, con la que tiene tres hijos. Su matrimonio se rompió en 1985. Luego vivió otra larga relación con la actriz brasileña Sonia Braga.

Redford y Szaggars, de 53 años, se enamoraron en 1996 y desde entonces viven en el rancho que el actor posee en Utah. Sibylle tiene allí un estudio donde trabaja como pintora. Cada vez más alejado de las cámaras, pero no del cine, Redford sigue volcado en Sundance, donde creó un instituto para los jóvenes cineastas y posteriormente fundó un festival de cine.