•  |
  •  |
  • END

El cantautor colombiano Juanes dijo que el concierto que ofrecerá en Cuba en septiembre podría ayudar a descongelar las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, pese a críticas de exiliados de línea dura que lo acusan de entretener a las autoridades comunistas de la isla.

Juanes, quien vive en Estados Unidos, dijo al diario Miami Herald en una entrevista publicada el miércoles, que el concierto programado para el 20 de septiembre en la Plaza de la Revolución de La Habana era una oportunidad para promover la paz y la reconciliación entre Cuba y Estados Unidos, enemigos ideológicos desde hace casi medio siglo.

“Yo no soy comunista (...) No voy a La Habana a tocar para el régimen cubano (...) Nuestro único mensaje es de paz, de humanidad, de tolerancia, un mensaje de interactuar con el pueblo”, dijo al periódico en su casa de Key Biscayne.

Un embargo de 47 años de antigüedad contra Cuba restringe los viajes de estadounidenses a la isla de gobierno comunista, aunque pueden ser otorgadas licencias especiales y recientemente fueron suavizadas las limitaciones.

Un portavoz del Departamento de Estado dijo que Juanes se reunió con la secretaria de Estado, Hillary Clinton, en mayo para proponerle el concierto y que habían discutido el apoyo general del Gobierno del presidente estadounidense Barack Obama a los contactos “persona a persona” con Cuba.

Pero comentó que Clinton evitó asumir una posición específica y aclaró que la dependencia que debe dar los permisos necesarios para el evento es el Departamento del Tesoro, que supervisa el cumplimiento del embargo a Cuba.

Un portavoz del Departamento del Tesoro dijo que Juanes requiere una licencia debido a que reside en Estados Unidos, lo que lo mantiene sujeto a la jurisdicción estadounidense a pesar de ser colombiano. El portavoz no especificó si la licencia ha sido otorgada.

Juanes ha dicho que el concierto “Paz Sin Fronteras” en La Habana, similar a uno ofrecido el año pasado en la frontera de Colombia y Venezuela, podría ayudar a revivir el intercambio cultural entre Cuba y Estados Unidos, prácticamente congelado durante el pasado Gobierno del presidente George W. Bush.

Obama ha pedido a los líderes cubanos mejoras en derechos humanos y libertades políticas, pero ha dicho que busca una relación más normal con La Habana y en abril levantó restricciones de viajes a los cubanos estadounidenses, relajando ligeramente el embargo comercial contra Cuba.

“Este es el momento preciso para comenzar algo”, dijo Juanes al Miami Herald. “Durante el Gobierno anterior, seguro que no estuviéramos hablando de esto. Pero con este Gobierno, con Obama de presidente, creo que es diferente”, agregó.

La prensa en Miami reportó que Juanes recibió amenazas de muerte por el concierto y un pequeño grupo de exiliados cubanos en la ciudad destrozó y quemó CD suyos la semana pasada.