•  |
  •  |
  • END

El mantenimiento de un vehículo es fundamental para su buen funcionamiento y conservación. Por eso se recomienda tener en cuenta algunos detalles:
Alineación: para el control de los ángulos de la alineación en los vehículos, es necesario emplear métodos y herramientas de trabajo específicos. En su mayoría, los equipos computarizados de alineación permiten medir los ángulos de la alineación delanteros y traseros. Estos equipos --con exactitud-- dan los valores de cada uno de los ángulos. Por tal motivo, a la hora de realizar alguna reparación sobre cualquier parte de la suspensión, es necesario verificar y quizás corregir los ángulos. Esto permite tener un vehículo seguro y con un menor desgaste de las cubiertas.

Mantenimiento de la batería: existen diferentes modelos de baterías: aquellas que necesitan mantenimiento, las que son de bajo mantenimiento y las que no lo necesitan. En general, el mayor problema de las baterías es la conexión que se realiza entre los bornes y el cableado que distribuye la corriente en el vehículo. En éstos, se produce la formación de sulfatos que perjudican su conexión. Para realizar este mantenimiento existen líquidos especiales que los protegen de esa formación. Por otro lado, algunas necesitan mantenimiento del nivel del electrolito que se encuentra dentro de los vasos del acumulador. El electrolito está compuesto por la mezcla de ácido sulfúrico y agua destilada o desmineralizada, y es esta última la que se evapora y debe reponerse.

En los casos de las baterías de bajo mantenimiento, la evaporación del agua es más espaciada y, en consecuencia, también es más prolongado el tiempo entre controles. En el último caso, el de las baterías sin mantenimiento, esto se debe a que no existe la evaporación del agua, por tener un gel como electrolito.

Sistema de frenos: el mantenimiento del sistema de frenos evitará inconvenientes futuros en situaciones críticas donde necesitemos una respuesta rápida. Dentro del sistema, chequear el nivel de líquido y el desgaste de las pastillas o zapatas, son procedimientos que debemos hacer a menudo. De todas formas, el sistema se encarga de dar un aviso preventivo antes de que se desgasten por completo las pastillas de freno.

Dirección: existen diversos elementos que conforman la dirección del vehículo. Es por ello que al momento de hacer una verificación o una reparación en cualquier parte del sistema, primero se debe determinar cuál es la falla que tiene el vehículo. Los factores que pueden traer problemas al buen funcionamiento del vehículo pueden ser:

* Los neumáticos que pueden tener desgastes excesivos, ondulaciones o baja presión.

* La falta de balanceo es la responsable de las vibraciones en el volante manifestándose cuando el vehículo supera una velocidad determinada.

* Falta de alineación. Este inconveniente se traduce al usuario con una tendencia del vehículo diferente a la trayectoria que éste eligió.