•  |
  •  |
  • END

Con el auspicio de Foro Nicaragüense de Cultura, se hizo realidad el lanzamiento del ensayo reimpreso “Semblanza de Camilo Zapata”, creador del son nica, cuya creación estuvo a cargo del poeta y escritor Pablo Centeno-Gómez. En un ameno encuentro con familiares, amigos, artistas, alumnos y allegados del personaje protagónico, celebrado en el Teatro Nacional “Rubén Darío”, se ahondó en el contenido de este magno homenaje literario.

Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo del Director del Teatro Nacional, Ramón Rodríguez y enseguida del periodista y analista político Cairo Amador.

“Es una manifestación espontánea, colectiva, devociones que evocan tiempos remotos y perdidos, antiguas historias, objetos, expresiones, danzas, tradiciones, modales, etc.; pero su carácter, su ingenio, su espontaneidad, su parte alegórica y la parte estática, lo folclórico no cambia…”, comentó Amador en cuanto a dicho material.

“…El gran mérito de Camilo Zapata es precisamente haber dado ese salto cualitativo a la cultura nacional, vital, enriqueciendo la cultura nicaragüense que adopta como expresión suya la música del son, pasa de la monorritmia indígena y de la monotonía lánguida de la colonia, a la policromía musical”, continuó el analista y periodista, quien dentro de su discurso agradeció la presencia de los hijos de don Camilo Zapata, Rodolfo y Gustavo, en dicho acto.

El autor se expresa

A continuación de las palabras compartidas por Amador, el autor de la misma se apoderó del pódium y externó esta experiencia leyendo fragmentos importantes del libro y compartiendo sentimientos, vivencias, además relató brevemente el trabajo investigativo ejecutado, con el objetivo de acumular material importante sobre Zapata y así completar esta importante semblanza.

Lamentó la ausencia de personajes que recibieron la influencia de Camilo Zapata, tales como Otto de la Rocha, Carlos Mejía Godoy, Jorge Isaac Carballo. “Es una pena no tenerlos en este momento, pero es una satisfacción que ustedes hayan decidido venir en este día a pesar de muchas otras actividades muy significativas”, señaló agradecido Centeno-Gómez.

“Esta es una actividad para recordar muy especialmente a Camilo Zapata después de su muerte”, manifestó el autor del libro, “para recordarlo como se lo merece y como se lo debemos, porque no cuesta mucho recordar a quien recién se acaba de marchar de la vida terrenal, pero, ¿qué hacer después?”, y se auxilió en un verso de Carlos Martínez Rivas con el fin de responder con éste, la interrogativa planteada en su discurso.

Al final de sus palabras, Centeno Gómez llamó a los hijos de Camilo, Rodolfo y Gustavo, para hacerles entrega de varias copias de la obra, y asimismo llamó a los directores de bibliotecas para la misma finalidad. No perdió la oportunidad para agradecer y llamar al reportero gráfico de EL NUEVO DIARIO, al señor Oscar Cantarero, quien fuera el responsable de la imagen que la contraportada del libro contiene.

Por su parte, los hijos de Zapata expresaron su agradecimiento. “Muchas gracias por su presencia, quiero agradecer especialmente a nuestro hermano Pablo por esa maravilla literaria que ha escrito”, expresó Gustavo Zapata.

“Cada vez que pienso en mi padre me emociono, porque les voy a decir en tres palabras qué cosas era él: como profesional, extraordinario; como amigo, fenomenal; como padre el mejor del mundo, como marido; permanente, fiel y constante y como compositor más o menos regular; como cantante, muy malo; pero lo que nos dejó no son sus canciones, nos dejó un sentir, nos dejó música nacional, nuestra identidad musical para siempre”, finalizó.

La obra está compuesta por 82 páginas que contienen 77 capítulos que encierran partituras de las tonadas de nuestro clarinero mayor, además de dibujos, agradecimientos, fotografías a color y blanco y negro.