•  |
  •  |
  • END

Muchos de ellos no pueden negar que desde pequeños conquistaban a la cámara. Sin embargo, algunos han cambiado bastante desde que ocupaban su tiempo no entre sets de rodaje o estudios de grabación sino pasándoselo en grande con sus amigos. Sin duda, dos de las más precoces estrellas fueron las hermanas Mary Kate y Ashley Olsen.

En la década de los noventa estos dos bebés nos robaron el corazón con la serie Padres forzosos. Nadie podía imaginar que estas divertidas niñas se convertirían de mayores en auténticas fashion victims y en protagonistas de muchas noticias no siempre relacionadas con su profesión.

Quien también conquistó al público con su mezcla entre candidez y picardía fue Macaulay Culkin. A sus diez años, tenía el mundo a sus pies tras protagonizar las dos entregas de “Solo en casa”. A excepción del magnífico filme “El buen hijo”, Macaulay se encasilló en papeles para niños o adolescentes. A los 17 años contrajo matrimonio con su novia, Rachel Miner. Dos años más tarde se separaban y tampoco eran buenos tiempos para la familia del actor, enfrentada, en parte, por su patrimonio.

Precisamente, el protagonista de Richie Rich encontró consuelo y a un gran amigo en el recientemente desaparecido Michael Jackson. Quizás el Rey del Pop lo comprendiera mejor que nadie, pues como él había conocido la fama desde niño -junto a los Jackson Five- y sus relaciones familiares no fueron nunca demasiado fáciles. Michael supo lo que era el trabajo duro y la disciplina desde antes de cumplir 10 años. Los hermanos actuaban juntos, pero muy pronto su propio padre, los productores y el público se dieron cuenta de su extraordinario potencial. A sus 25 años inició con un éxito sin precedentes su carrera en solitario.

Su álbum Thriller lo convirtió en una estrella de la música y se convirtió en el disco más vendido de la historia.

También marcada por la fama y el reconocimiento pareció estar desde sus comienzos, a los 12 años, la atractiva actriz Kirsten Dunst. Si en los últimos años se ha dedicado a ayudar al heroico Spiderman, sus inicios en el séptimo arte fueron muy diferentes. Entró en la profesión por la puerta grande, pues era la ‘pequeña obra’ de los siniestros Brad Pitt y Tom Cruise en “Entrevista con el Vampiro”.

Sin embargo, mucho más tierno y entrañable fue el papel con el que Drew Barrimore se dio a conocer entre el gran público. Por muchas películas que haga, ella será siempre la pequeña, que a la edad de siete años nos impactó por su dulzura con el alienígena ET. Sin embargo, parece que a Drew le costó digerir esa fama excesiva y demasiado temprana. El resultado fue un rosario de adicciones de las que ya está recuperada.


Tampoco fue convencional la infancia de Angelina Jolie. Hija del conocido actor John Voight, estuvo rodeada de artistas y gente del mundo del cine mientras crecía. Sin embargo, no se convertiría en actriz profesional hasta los 18 años. No obstante, ya había hecho anteriormente alguna aparición junto a su famoso padre, con quien actualmente apenas mantiene relación alguna. Menos tormentosas han sido las relaciones familiares de una de las grandes divas de Hollywood: Scarlett Johansson. Ella tuvo siempre muy claro que quería ser un astro del celuloide y se dio a conocer de la mano de uno de los más grandes, Robert Redford. Con sólo 14 años le dio la réplica al veterano actor en “El hombre que susurraba a los caballos”.



Ley… Mary Kate y Ashley Olsen