•   BIARRITZ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

"La Yuma", la primera película nicaragüense en 20 años, dirigida por Florence Jaugey, se estrenó mundialmente ayer en el XVIII Festival de Cine y Culturas de América Latina de Biarritz, al sur de Francia, que premia el sábado a las mejores cintas en competencia.

Jaugey, una francesa radicada en Managua desde 1983, aborda en "La Yuma" el tema de la juventud en Nicaragua a través de una joven de una barriada pobre de Managua, protagonizada por Alma Blanco, que lucha contra viento y marea por salir adelante, mediante el boxeo.

Ella, por asuntos del destino, conoce a un joven llamado Ernesto, quien estudia periodismo, está en el último año de la carrera y realiza una pasantía en un rotativo de gran penetración nacional (El NUEVO DIARIO como set de filmación). “Escogí EL NUEVO DIARIO porque, en primer lugar, me gusta mucho su sala de redacción (actualmente está distinta a la época de filmación) y segundo porque es un periódico de circulación nacional con incidencia en la población”, dijo la realizadora mientras se filmaba.

"La Yuma quiere ser boxeadora. Ella ve en el ring su única alternativa para sobrevivir, entre las pandillas en la calle y el desamor en su hogar", indicó Jaugey en una entrevista. "Ella es una luchadora, pero mis personajes no son héroes. Ella no es la hija de Cassius Clay".

"Diez años de lucha"
La realizadora, que fundó con Frank Pineda, un cineasta nicaragüense, una casa de producción en Nicaragua, Camila Films, subrayó que esta película que acaba de terminar ha significado "diez años de lucha". "La película va saliendo de la lata, huele aún a químico", comentó Jaugey, recordando que empezó a escribir el guión hace diez años y que desde entonces ha luchado por sacar la cinta adelante. "Es la primera producción nicaragüense en 20 años", se congratuló, tras el estreno mundial de la cinta en el hermoso gran teatro de Biarritz, una antigua estación de tren donde se proyectan desde el lunes los diez largometrajes y cortos en competencia.

Enorme potencial de la juventud
Jaugey, que ha sido premiada en varios festivales por sus documentales "El Día que me quieras" y "La Isla de los niños perdidos", recalcó que este su primer largometrajes es un filme "sencillo, sin pretensiones". "La película refleja sobre todo la necesidad de expresar una realidad, la de la juventud en Nicaragua, que representa un enorme potencial pero que es menospreciado, y no se le da ninguna oportunidad", explicó la realizadora. "Alrededor de un 70% de la población de Nicaragua es menor de 30 años, y la mayoría vive en la pobreza, en el hacinamiento, carece de educación, de futuro, no ve alternativas". "Además, Nicaragua es un país sin cine, y por ende, sin imagen de sí mismo", subrayó. "Me rompe el corazón que la única imagen de sí misma que tiene la juventud es la nota roja: machetazos, asesinatos, violaciones. Espero que con esta película los jóvenes se vean reflejados de otra manera", precisó.

Sin leyes "nunca habrá cine" en Nicaragua
Destacó que el paisaje cinematográfico nicaragüense es un desierto. "No hay apoyo económico, no hay leyes, y sin eso nunca va a haber cine en ese país", mencionó y recordó que a principios de los '80, durante los años de la revolución sandinista, se creó un Instituto de Cine. "Pero todo eso fue desmantelado". "Tampoco hay censura en el cine, porque al ministerio de Cultura no le interesa para nada lo que hacemos. Claro que tampoco nos da nada de ayuda", se quejó.

La cineasta destacó que la mayoría de los intérpretes no son actores profesionales. "Por ejemplo, los que hacen de pandilleros, son en realidad pandilleros". "Fue una experiencia muy linda trabajar con ellos, y para ellos fue una experiencia increíble, el filme les dio la posibilidad de existir de otra manera", dijo Jaugey, indicando que su filme saldrá en Nicaragua en el 2010. "Espero sobre todo que salga en Estados Unidos, donde hay un gran público latinomericano", concluyó.

Los personajes principales están a cargo de Alma Blanco (Yuma), Gabriel Benavides (Ernesto), Rigoberto Mayorga (El Culebras), María Esther López (Scarleth) y Salvador Espinoza (Alfredo).