•  |
  •  |
  • END

BUENOS AIRES /AFP

Buenos Aires se convirtió en la primera ciudad de América latina en autorizar una boda entre personas del mismo sexo, al declarar un tribunal inconstitucional dos artículos del Código Civil, en respuesta a una demanda presentada en abril por una pareja gay.

El fallo ordena al Registro Civil que celebre el casamiento civil de Alejandro Freyre, de 39 años, y José María Di Bello, de 41, a quienes una oficina de ese organismo les había negado una fecha para la boda por tratarse de hombres.

“Estamos muy felices, emocionados, pero también con un peso de responsabilidad muy grande porque no es sólo para nosotros, sino que implica un empuje para la igualdad jurídica en Argentina y en el resto de América Latina”, dijo Di Bello.

La jueza argentina Gabriela Seijas consideró en su dictamen que “la ley debe tratar a cada uno con igual respeto en función de sus singularidades, sin necesidad de entenderlas o regularlas” al referirse al caso de Freyre y Di Bello.

La iniciativa garantiza que esta pareja gay tenga los mismos derechos que un matrimonio heterosexual.

“El fallo es de una valentía increíble, no lo esperábamos”, admitió Di Bello, quien dijo que junto a su pareja estaban dispuestos a llegar hasta la Corte Suprema de Justicia, el máximo tribunal argentino.

Relató que ambos se largaron a llorar cuando se enteraron del fallo y se entusiasmaron con la posibilidad de que Argentina sea “uno de los primeros países que tenga el matrimonio inclusivo”.

La jueza señaló en su fallo que “en los últimos años más de una docena de países han modificado sus legislaciones para darle cabida a las parejas del mismo sexo” y citó entre ellos a Bélgica, España, Canadá, Sudáfrica y Noruega.

“Cambiar (en el Código Civil) las palabras ‘hombre y mujer’ por la palabra ‘contrayentes’ es todo lo que se necesita” para transformar esa realidad, añadió Di Bello, quien al igual que su pareja está afectado por el VIH.