•  |
  •  |
  • END

Con ‘El baile de la casa de la suegra’, donde la novia y el novio danzan una pieza folclórica al ritmo de las marimbas, con trajes coloridos y muy apegados a la tradición, inició el ritual indígena conocido como ‘Vela del vestido’, el cual se llevó a cabo previo al enlace matrimonial entre Xochitl Acatl Jiménez y el reconocido cantautor nicaragüense, Carlos Mejía Godoy, que será un hecho mañana sábado 12 de diciembre.

“Hagamos un campito (en la sala)”, dijo Carlos a los presentes sentados a su alrededor para así, con su futura esposa, hacer una demostración del talento que ambos poseen. Bailaron con entusiasmo, envueltos en el calor de la noche y los aplausos, al terminar, Mejía anunció que Jannet Guevara, su futura suegra, externaría unas palabras a los invitados.

“Lo que pretendemos hacer es rescatar las ceremonias tradicionales indígenas y ésta es la primera, que sepamos, desde la época de nuestros ancestros, que se va a celebrar y tratamos de hacer todo tal cual fue, no puede ser exactamente igual, pero vamos a rescatar lo más posible…”, fueron las palabras de la suegra.

A continuación los presentes con la familia de los novios pasaron a celebrar la vela y bendición del vestido que tradicionalmente se hace un día antes de la boda, culminando a las 4 de la mañana. La tradición es que la novia no debe dormirse, porque según el libro del abogado y autor de obras jurídicas, profesor de secundaria y catedrático universitario, ensayista y narrador nicaragüense, Enrique Peña Hernández, titulado ‘Folklore de Nicaragua’, basado en las tradiciones indígenas, es de mala suerte, pues ella podría morir antes que el novio.

Símbolos del vestido

Hubo una parte fuera de ritual que le imprimió el sello particular de la pareja y sus familias. Se trató de explicar los bordados que el vestido de la novia lleva, porque cada uno de ellos simboliza algo.

La explicación de uno de los símbolos la hizo Carlos Mántica Abaunza, filólogo, nahuatlista, historiador, folclorista, antropólogo, etnólogo, poeta, bohemio, cantante, guitarrista, políglota, amigo de la pareja, y quien además prestó su casa para la celebración. “La explicación tiene que ver con el nombre de Xochitl Acatl, que son nombres de la lengua náhuatl que se funden en uno solo, de manera que cuando ella me pidió una ilustración de su nombre, lo escribí como Xochiacatl que quiere decir ‘Junco florido’, que es muy hermoso porque tiene dos elementos, Xochitl que es la flor y Acatl que es la caña, pero como en lengua náhuatl el adjetivo va siempre primero, no se debe traducir como flor de algo, sino como algo florido”, explicó minuciosamente Mántica.

El vestido también fue embellecido con coloridos dibujos creados por Luis Enrique Mejía Godoy, hermano del novio. Aparece de igual modo una de las variedades de la flor de Sacuanjoche. La parte superior del vestido contiene un ‘vuelo’ que deja ver una J y una G juntas. “Es un invento de mi familia que sencillamente significan Jiménez Guevara, nuestro apellido y decidimos utilizar estos elementos para mi vestido”, dijo la orgullosa novia mostrando a los presentes el vestido, el cual fue creado por Doña Hermida Castillo, de la ciudad de Masaya y madre del poeta Julio Valle Castillo.

Cuando los rituales y los que no lo fueron describieron el final, Carlos Mejía adelantó un pequeño, pero significativo detalle de su boda. “Además del desfile del Consejo de Ancianos y el Alcalde Guevara, quise que estuviera conmigo, al lado del padrino y con el juez, el cronista de Monimbó, que es la mera macolla porque nació allí, es indio legítimo. Él se llama Flavio Estuardo Gamboa, nos ayudó a caracterizar muy bien las tradiciones de Monimbó porque lo que menos quiero es que esto sea un show”, señaló. Vale mencionar que los padrinos de la boda serán Fernando Chilo Ruiz y la hermana de la novia, Kathia Jiménez Guevara.

Luego que Mejía Godoy hiciese esa breve declaración, la novia que a su lado estaba, fue abordada por VARIEDADES. “Somos una pareja que empezó hace cinco años y desde entonces nos llevamos muy bien. Lo que más nos unió fue nuestro amor a Nicaragua, la solidaridad, el cariño, el respeto, los valores que me enamoraron poco a poco de él y cuando me propuso casarnos de esta forma, me encantó ese sueño que estamos compartiendo, la verdad jamás me imaginé que mi boda fuese a ser así…”, fueron las impresiones de Xochitl Jiménez.

La ‘Vela del vestido’

Sustraído de la explicación que Peña Hernández hiciese en su libro, en donde explica con mínimos detalles el ritual del folclor de Monimbó, la mamá de la novia, anfitriona de esa noche, se encarga de interpretar las líneas que el ritual contiene.

“Ay, ay, ay”, se lamentó la progenitora, “se van mis manos y mis pies” (refiriendo que su hija es muy hacendosa y trabajadora, que realiza todos los quehaceres de la casa). “Te vas y no te vas, porque sos mi hija y siempre me vendrás a ver, ay, ay, ay”, prosiguió lamentándose según el parlamento fijado en el libro.

En la tradición cuando refiere la madre ‘siempre me vendrás a ver’, si el novio será un marido complaciente contestará que ‘si vendrás a ver a tu mamá’, pero si por el contrario es un marido ridículo contestará ‘no vendrás’. Carlos contestó lo primero, dejando por adelantado que será un marido complaciente.

A continuación se prosiguió el ritual con el último castigo de la madre, que consiste en pegarle con una tajona de cuero crudo a su hija, como un símbolo del dominio que hasta el momento ha tenido sobre ella. El ritual también señala que la madre debe llorar y lamentarse toda la noche por la partida de su vástago.

TOME NOTA:

Esta noche, previo a su boda, Carlos Mejía llevará a cabo un concierto denominado ‘Despedida de soltero’ en la Casa de los Mejia Godoy a las 8 y 30 de la noche. Admisión: 200 córdobas.