•  |
  •  |
  • END

El pasado 25 de junio el mundo entero conmocionó ante la noticia de que el “Rey del Pop”, Michael Jackson, había fallecido víctima de un paro cardiaco. Los días pasaron y además del llanto por la pérdida de este gran icono del Pop, las miradas seguían sobre la noticia, por lo que su deceso se ha convertido en el espectáculo que tuvo mayor impacto en el 2009.

Al comenzar el año, Jackson anunciaba una gira de despedida que ofrecería en Londres, cuyo título, “This is It”, ostentaba el comienzo de su retiro. Los boletos para esta serie de presentaciones, que en su conjunto sumaban 50, se agotaron inmediatamente, vendiendo 860 mil boletos.

Sin embargo, a pocos días de dar inicio con esta gira, la muerte sorprendió al icono a los 50 años a causa de un infarto provocado por una sobredosis letal de fármacos que le fueron suministrados.

La noticia acaparó por varias semanas los principales medios de comunicación de todo el mundo, y tras su muerte, la venta de discos se disparó, aquellos que desconocían la música del “Rey del Pop” la conocieron y su famosa canción de los 80, Thriller, volvió a sonar con gran relevancia.

Este año el artista obtuvo el liderazgo en las ventas de sus discos, y cuatro meses después de su deceso se difundió una película que llevaba el mismo título de la gira de despedida que nunca realizó, en la que se apreciaban los ensayos del cantante para su serie de 50 presentaciones, además de la última canción titulada “This is It”.

Sus funerales, el máximo espectáculo

Asimismo, el funeral de Michael Jackson, realizado en el Stapless Center y que fue televisado, se convirtió en todo un espectáculo que nadie quería perderse. En él, se vio por primera vez reunida a toda la familia Jackson, incluyendo a los hijos del cantante.

Y las emotivas palabras de Paris Jackson, hija del artista: “Sólo quiero decir que desde el momento que nací, papi ha sido el mejor padre que uno pueda imaginar. Y sólo quería decir que lo amo tanto” conmovieron a todos los televidentes hasta las lágrimas.

Aunque desde el 2005, se le vio en contadas ocasiones, luego de haber enfrentado un juicio por un caso de abuso de menores en el que estuvo a punto de renunciar a Neverland, su propiedad en California, y que finalmente fue absuelto, el cantante vendió a lo largo de su vida más de 750 millones de discos, ganó 13 premios Grammy y se destacó por su labor filantrópica.

No obstante, algunos lo catalogaron de pedófilo o loco debido a sus actitudes, como cuando sostuvo a uno de sus hijos en el aire por un balcón o por sus transformaciones físicas como el color de piel y hasta la forma de su nariz, cuando la muerte llegó a Michael, también se revivió como una reconocida leyenda de la música.


Univisión.com