•  |
  •  |
  • END

El Diablo de la salsa sigue luchando. Ayer, cuando por las redes sociales como Facebook y Twitter corría el rumor de su muerte ―a causa de un infarto―, los médicos tratantes de Oscar D’ León se reunían con su mánager, Oswaldo Ponte, para asegurarle que el salsero se encontraba fuera de peligro.

“Hubo una junta de médicos, en la que se reunieron cardiólogos del Urológico San Ramón y de Clínicas Caracas. Y todos llegaron a la conclusión de que Oscar se encontraba fuera de peligro. Existen pocas posibilidades de que vuelva a tener una recaída”, afirmó Ponte.

Los galenos aseguran que el Sonero del Mundo ha estado evolucionando de manera estable. Lo que resta es esperar unos cuantos exámenes más que indicarán el régimen que debe seguir, de ahora en adelante, Oscar D’ León para recuperarse por completo.

“Oscar tenía una agenda muy fuerte a partir del 15 de enero. De los exámenes dependerán las nuevas fechas que negociaremos en Estados Unidos. Tengo esperanzas de que la fecha se mantengan y que esté muy pronto entre nosotros bailando y cantando como siempre”, expresó su mánager.

Será hasta hoy en horas del mediodía cuando la familia y amigos sepan el diagnóstico final que aportarán los médicos de Oscar D’ León. “Tiene que permanecer 48 horas en observación constante. Aún no tiene ni siquiera una habitación. Necesita estas horas para ver su evolución. Lo bueno es que no tiene peligro de recaída”, aseguró.

Durante las horas de angustia tanto su esposa Zoraida D’ León como su hijos se han dedicado por completo al salsero. Según Ponte ninguno se ha apartado de su lado. “Se encuentran en constante comunicación con los médicos. Todo están muy pendientes de él”.

Oswaldo Ponte fue uno de los pocos que pudo hablar con el Sonero del Mundo. Comentó que lo vio cansado y muy triste, pero que tiene ganas de luchar. “Hace minutos nos vimos y sus ojos se llenaron de lágrimas sólo para decirme: “¡Co..., nuevamente esto! ¿Por qué, Dios mío? Portugués, estoy vivo”. Es increíble: en dos oportunidades ha estado a las puertas pero Dios lo ha devuelto a nosotros”, declaró.


EL UNIVERSAL