•  |
  •  |
  • END

La experiencia y el andar en el mundo del cine las hacen acreedoras de un merecido señalamiento como las ‘gurúes’ del séptimo arte. Ambas, Alma Martínez, actriz y Ana María Quintana, supervisora de continuidad, con su vasto conocimiento transmitieron diversas opiniones y claves para el éxito. Atención productores, actrices, guionistas, amantes del cine en general, esta información es para usted.

Nos fuimos a la Fundación Puntos de Encuentro donde se encuentran desde hace diez días estas féminas, quienes con fluidez oral, nos cultivaron en cuanto a los menesteres que el cine y su producción trae consigo, y para ese fin, se planificó un conversatorio denominado “Punto de vista de 2010: latinas de Hollywood en Nicaragua”. En este, ellas ahondarían en las realidades de las latinas en la industria del cine norteamericano y sus aportes en la nueva serie televisiva de Puntos de Encuentro.

En principio, nos llamó la atención ese punto de vista que traen, enfocado al cine nicaragüense. “Somos mujeres latinas trabajando en Estados Unidos, con más de 30 años de experiencia, y el hecho de poder venir aquí es para hacer énfasis y dar poder a la mujer que quiere entrar a este negocio, nosotros podemos dar consejos, ayuda, capacitación para que puedan influir en este ramo”, resumió Alma Martínez.

En nuestro país, basándose en lo que le han comentado sus alumnos de Puntos de Encuentro, “el cine es difícil aquí, además de levantar una producción y hacer cine independiente”, señaló y enseguida manifestó que con bajo presupuesto se puede hacer cine.

Dio el ejemplo de los jóvenes cineastas de los Estados Unidos, quienes están creando programas como Telenovelas en el website de forma gratuita. “A esto le llaman webisodios para ponerlos en línea y yo creo que es un verdadero ejemplo de lo que se puede hacer con el ingenio”, advirtió la actriz quien hiciera el papel de la guerrillera en la película ‘Bajo fuego’ (1983), que se transmite en nuestro país cada 18 de julio.

Vale mencionar que Martínez tiene maestría en actuación, un doctorado en Filosofía y letras con énfasis en literatura dramática que cursó en la Universidad de Stanford. Pasando al punto de vista de Puntos de Encuentro, María Mercedes Alemán, Relacionista Pública de esta fundación, comentó que todos conocemos la producción nacional, los costos y el escaso apoyo, “por eso la fundación quiere fortalecer equipos de trabajo que estén interesados en la producción, ya sea en cine o televisión”, comentó.

“En realidad Amy Banks, que es productora de la parte de TV de la fundación, se ha hecho de buenos contactos para traer a estas dos cineastas, porque tampoco tenemos el dinero para traer gente a la que hay que pagarles mucho. Ellas vienen de forma casi voluntaria”, aseguró Alemán.

Latinas en el cine norteamericano

En las palabras de Ana María Quintana, quien se ‘mueve’ en el mundo del cine como supervisora de continuidad, “tuve suerte a la hora de entrar al mundo del cine por el amor que le tengo. No tuve problema y nunca vi eso que llaman discriminación con las latinas”, afirmó y agregó que le puso empeño, pues “me dije a mí misma: yo lo voy a hacer, yo voy a aprender y yo voy a trabajar en eso, pues no sabía en qué otra cosa trabajar”.

Pese a que la familia de Quintana no tenía dinero para pagar esa carrera que tanto le apasionaba, se lanzó al empleo al que ahora se dedica como toda una profesional: Supervisora de continuidad.

“No tenía idea de lo que era ese trabajo, sólo sabía que era tomar nota de lo que estaba pasando y me dije que eso lo podía hacer”.

En la realidad, lo que hay que hacer para desempeñar ese trabajo es llevar toda la continuidad de vestuario, peinados, maquillajes, utilería, sets, así como tomar notas de todo lo que hace la cámara y hacer todo para el editor, de modo que todo esté muy claro y se vaya al cuarto de edición con orden. “Eres uno de los brazos derechos del director o directora. Tenés que hacerlo todo muy bien, la concentración es muy importante”, hizo hincapié la chilena.

Es un orgullo, según manifestara Quintana, ser una de las pocas supervisoras de continuidad de origen latino, además de rozarse con grandes del cine norteamericano, y ser la única con nombre latino. Y hablando de grandezas, la última película en la que participó esta mujer fue Avatar.

Al cerrar con la entrevista, la especialista nos dejó un mensaje importante para los amantes del cine nacional. “Para trabajar en el cine y para tener éxito”, dijo, “debes tenerle mucho cariño y trabajar muy fuerte, nada te va a venir fácil, debes tener orgullo y hacerlo bien, decirte a vos mismo ‘debo hacerlo lo mejor posible”, manifestó con notorio entusiasmo.