•  |
  •  |
  • END

“La filosofía es la residencia de los hombres sanos y vigorosos”, dice el doctor Alejandro Serrano Caldera, una de las voces guías en medio del légamo en que se sumerge nuestra sociedad y el ser humano. Leer su obra es descubrirse a uno mismo, preguntarse quiénes somos y qué hemos construido.

El debate sobre el hombre contemporáneo continúa con su más reciente publicación de “Obras (Volumen II): Ensayos filosóficos y políticos. Escritos sobre la universidad”, editado por el Consejo Nacional de Universidades (CNU) y Editorial Hispamer, y el cual se presentará hoy, a las seis de la tarde, en el Salón de los Cristales del Teatro Nacional Rubén Darío.

El libro abre la posibilidad de un diálogo con la sociedad, el debate sobre el pensamiento y el despertar de la conciencia anquilosada en la alienación, producto –dirá G.W.Hegel–, de la llamada “escisión”. Pero también el autor ve lo esencial en medio de las contradicciones. De aquí parte su principal tesis sobre “La unidad en la diversidad”, inspirada en el pensamiento de Hegel y en el concepto de “universalidad” que surge a partir de “la conciliación de las diferencias en una dimensión espiritual, cultural y humana”.

Las diferencias

Recuerdo una tarde en que mi fe se vio quebrantada por territorios donde el “yo” ganó la batalla y donde mis contradicciones abrieron un profundo abismo, dejándome en la ingravidez y en una especie de limbo. Para salir del infierno decidí buscar a Serrano Caldera.

Ya sentados frente a frente en la sala de su hogar, dijo: “lo primero que hay que entender y según afirma Martín Heidegger, es que ‘el ser no es, acontece ‘. El ser se construye, es un proyecto inacabado. Y frente a la crisis, ya sea con uno mismo, con la sociedad o con el otro, el ser se enfrentará a las diferencias de ese otro. La clave para aminorar la brecha y conciliar las ideas opuestas es el diálogo”.

También me reveló que para entender al otro es fundamental ver sus diferencias no como algo negativo, sino como algo necesario. Como una oportunidad de construcción de identidades. “El ser se completa en las diferencias” y por tanto no hay que resistirse a ellas, sino enfrentarlas.

No se trata de aceptar las diferencias del otro porque no tenemos otra opción o de resignarnos para evitar conflictos. Se trata de cuestionarse: ¿Es mi verdad el punto de referencia único para discernir qué es real? Si mi verdad no lo es todo, ¿qué hay del otro lado?

Finalmente hay cosas que no podemos cambiar porque no dependen totalmente de nosotros, pero podemos transgredirlas por medio del diálogo y la búsqueda del conocimiento. Es la posibilidad que hay y al mismo tiempo, una puerta para enfrentar la desesperanza.

Esto fue lo que me refirió aquella tarde el filósofo y que al abrir las páginas del segundo volumen de “Obras”, descubrí que también abarcaba dichos temas a los cuales me he referido. El lector está invitado a conocer más sobre la visión del mundo de Serrano Caldera, a debatir sobre las ideas y adentrarse sin miedo en aquellos caminos que le perturban.

Tome nota:

“Obras”: Volumen II…” se presentará hoy, a las 6:00 p.m., en el Teatro Nacional Rubén Darío. El precio del libro es de 15 dólares (portada tradicional) y 18 dólares (en edición de lujo). La entrada al evento es libre.