•  |
  •  |
  • END

Radical e irreverente son dos palabras que podrían definir a Jotamario Arbeláez, uno de los fundadores del movimiento “Nadaísta” de Colombia, poeta invitado esta semana a la sexta edición del Festival Internacional de Poesía de Granada.

Este movimiento nació en 1956 cuando el poeta colombiano Gonzalo Arango (1931-1976) retiró el revólver que apuntaba a su sien derecha y prefirió sacar una pluma para redactar el “Primer Manifiesto Nadaísta”, basado principalmente en ideas radicales del nihilismo y en una postura incendiaria frente a la sociedad académica, moralista y aristocrática de aquella época.

Ernesto Cardenal dice que los nadaístas eran poetas extravagantes. Él los conoció antes de 1965 cuando vivió en Colombia como seminarista. Ya en su regreso a Nicaragua mantuvo una relación estrecha a través de cartas con Jotamario y Arango.

En sus inicios los nadaístas hacían convulsionar al público, cuenta Jotamario Arbeláez, uno de los sobrevivientes de esa gran aventura que promovió en su país el desarrollo poético en los años sesenta. Criticados incluso de pervertidos sexuales, el movimiento se hizo de manifiestos que expresaban su repudio al trabajo, considerado un atentado contra la dignidad de la poesía. Al mismo tiempo consideraban la vida como algo superior a cualquier fracaso. Gonzalo Arango fue quien inyectó el ánimo al grupo de iniciados y él mismo se anunciaba como “El profeta” o “El monje loco”.

El nadaísmo, narra Jotamario, fue una sociedad secreta que se hizo mucha publicidad. Tanto éxito tuvo esta especie de Vanguardia que los Jesuitas de la Universidad Javeriana de Colombia hicieron de Jotamario un Catedrático de Nadaísmo en el Postgrado de Literatura. Su marketing literario consistía en anunciar una “Revolución al servicio de la barbarie, una aventura al servicio de lo maravilloso” y también anuncios de bebidas en el mercado: “Tome nadaísmo y pida la tapa”.

Hoy el nadaísmo, que ha sido “mi movimiento literario y libertario durante 50 años, sigue vigente en Colombia, sobre todo en virtud de quienes murieron. Los sobrevivientes nos dedicamos, como se dice ahora, a comer del muerto”, afirma Arbeláez, quien ve la poesía como “el traje que uno se pone para que no entren las balas, para posar de histrión en el baile de los verdugos, y para poner la bomba de risa en los consulados”.

“Nada es para siempre” es la obra donde aparecen las memorias del autor, quien leerá sus versos hoy en la inauguración del Festival Internacional de Poesía de Granada.

Lo que verá hoy en el festival de poesía

* Lectura de mujeres poetas: Sabina Messeg (Israel), Sue Wooton (Nueva Zelandia), Vanessa Droz (Puerto Rico), Mamta Sagar (India) y Marjorie Evasco (Filipinas),entre otras.
Hora: 3:00 p.m.
Lugar: Parque de la poesía

* Inauguración oficial del Festival
Hora: 6:00 p.m. – 9:30 p.m.
Plaza de la Independencia

* Lectura de poetas: Daniel Kunene (Sudáfrica), Satoko Tamura (Japón), Jotamario Arbeláez (Colombia), Wen Wei Shiu (Taiwán), Sigurdur Palsson (Islandia), Michael Gluck (Francia), Timo Berger (Alemania), Mateo Morrison (República Dominicana), entre otros.

* Concierto de Luis Enrique Mejía Godoy
Lugar: Plaza de la Independencia
Hora: 9:30 p.m. Entrada Libre