•  |
  •  |
  • END

Ella está melancólica. Siente una mezcla entre alegría y tristeza. Indiana Sánchez, Miss Nicaragua 2009, da suspiros cuando piensa en decir “adiós” a un año lleno de aprendizajes, lecciones y viajes. Una etapa que se cierra y de la que quedan sólo buenos recuerdos.

Indiana no duda que durante su reinado tuvo un toque divino de la mano de Dios. Estaba escrito en su destino. Ella no fue descubierta entre un portafolio de modelos, tampoco la sacaron de alguna agencia. Por primera vez fue vista en una farmacia cuando compraba medicamentos contra la diabetes de su mamá. Se le acercaron y le propusieron participar en el casting. Al comienzo lo dudó, sin embargo, aprovechó sus planes de vacaciones en Managua para asistir el último día de la convocatoria.

“No es porque crea que no me lo merecía, pero nunca pensé ganar. Estaba en una competencia fuerte, donde había chicas que tenían mucha experiencia en pasarela y modelaje. Yo no tenia idea de cómo funcionaba esto. Me miraba entre las cinco finalistas, pero no como ganadora”.

Desde ese entonces su vida comenzó a girar. Aunque actualmente confiesa que ha tenido varios cambios en cuestión física y de actitud, en el fondo sigue siendo la misma mujer, pero más segura y con más hambre de la vida. “Todo esto me abrió la perspectiva, me hizo tener más ambiciones y planearme proyectos importantes; me hizo sentir más orgullosa de mi país. No me queda duda que Nicaragua es más que gallopinto y artesanías, es mucho más y me enorgulleció demostrarlo. Aprecio más mi cultura”.

En las grandes pasarelas

El amor que prodiga Indiana por Nicaragua asegura que aumentaba en cada aparición pública. Escuchar los aplausos en Miss Universo durante su pasarela fue para ella un momento importante en su vida. Encontrarse con las mujeres más hermosas del mundo también le dio lecciones de conocimiento general en cuanto a otras culturas, lo que le dejó más claro el valor de nuestras tradiciones y costumbres.

¿Dejar la corona te hace suspirar y dar gracias a Dios por que todo acabó o te gustaría extender un año más?
Pensativa, Indiana, no tiene respuestas. Sólo dice que Miss Nicaragua fue una etapa más y que la vida tiene que seguir. ¿Hacia dónde? Esta bella capitalina aún no lo sabe con claridad, de lo que está segura es de que su nombre seguirá sonando con fuerza. “Tengo muchas perspectivas, propuestas y proyectos. Aún no sé exactamente qué rumbo tomar, pero sí sé que quiero seguir en esto. Me gusta. Quiero llegar a ser una modelo de Victoria Secrets, me gustaría participar en algún reality show o conducir en televisión, todo en Estados Unidos, donde ella reside, pues debe regresar a casa, desempacar y replantearse la vida.

Su año hubiera sido mejor si su mamá estuviera viendo todo lo que lograba, pero aun en la distancia la comunicación se mantuvo constante. Sin embargo, en Nicaragua fue realmente apoyada por su tío, René Sánchez, en todo lo que necesitó, a quien agradece sobremanera su cariño. “Me voy satisfecha. Fue un buen año. Voy a descansar y a romper la dieta”.

Una reina altruista

La reina de belleza utilizó su título también para hacer obras altruistas. En diciembre pasado realizó un evento social en su barrio, en Managua. Entregó canastas básicas a más de mil familias y también juguetes a los niños. Asimismo, hubo piñatas para la diversión de los pequeños del barrio La Esperanza.

Por ahora, Indiana se prepara para dar lo mejor de sí en Nuestra Belleza Latina 2010, evento que se realizará en marzo en Estados Unidos. El evento tiene como fin encontrar a la mujer latina más bella dentro de ese país.

Mientras la beldad cuenta sus últimos días entre corre y corre, participa en un programa de televisión nacional temporalmente. ¿Sobre amores? Recordemos que Indiana rompió su noviazgo porque estaba ciento por ciento dedicada al certamen. Hubo incomprensión por parte de él, pero ahora ellos mantienen una amistad: “Nada más eso. No me quiero comprometer con nadie. Tengo muchos proyectos y quiero enfocarme”, dice.

A la futura reina

Indiana le recomienda a la sucesora de su reinado mantener los pies sobre la tierra y no olvidar que ella representará a toda Nicaragua. “Debe recordar que no es sólo ella, su título representa a cada uno de los ciudadanos. Nunca debe olvidar de dónde viene y es importante que mantenga el amor por su país en lo alto”.