•  |
  •  |
  • END

Muy joven llegó a Nicaragua procedente de Cuba, se enamoró de este país y también de una dama nicaragüense. Se convirtió en un excelente músico que perteneció a agrupaciones como Poder del Alma, la Dulce Zona Púrpura y otros proyectos musicales que hicieron historia en el país.

Nos referimos a Mike Cortina, un saxofonista que lleva seis años actuando como solista, “acompañado” de varios equipos con los que puede ejecutar más de 300 temas musicales de diferentes géneros como el jazz, bosanova y en inglés. Dentro de esas canciones tiene en su programa “New York, New York” de Frank Sinatra.

“New York, New York” es una canción compuesta por John Kander y Fred Ebb en 1977. Fue creada como tema principal de la película homónima de Martin Scorsese. En la película, la canción era interpretada por Liza Minnelli. Este filme no obtuvo el éxito de taquilla esperado, y la canción adquirió fama internacional dos años después con la versión de Frank Sinatra. Su letra, de tono entusiasta, expresa los deseos de triunfar en la Gran Manzana.

Dice Mike que las pistas que utiliza en sus presentaciones no son bajadas de Internet, sino que él mismo las elabora. Los temas que ha preparado en su mayoría son de músicos norteamericanos. Tanto la batería como el bajo los tiene digitalizados y “los armo de acuerdo al tema que voy a interpretar”.

El software que utiliza en la portátil, primero lo utilizó para estudiar música y “practicar solo, pero lo fui puliendo y como no puedo tener detrás de mí una orquesta sinfónica, pues la tengo en forma digital, “no me cobran (los “músicos”), no me hablan mal, no beben guaro y son puntuales a la hora que voy a actuar”, dice.

Mike –mientras hacía una pausa cuando amenizaba una recepción del Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica- recordó a EL NUEVO DIARIO que no pasó por muchos grupos musicales de Nicaragua, pero recuerda con precisión su estadía en Poder del Alma, agrupación que fue “telonero” en 1973 en el Estadio Nacional cuando Carlos Santana y su banda se presentaron en Managua.

Con el legendario Ricardo Palma estuvo muy poco tiempo en sus diversos proyectos musicales. Recordó la época de Janeth y Richard Barnes, Armando Paladino (quien fue el batero de los Rockets) antes del terremoto de 1972 que destruyó Managua.

Terremoto del 72 lo sorprendió en la calle
La noche del terremoto del 72 “nosotros salíamos del teatro González de armar el equipo del grupo Los Átomos para llevar a cabo el concierto la mañana siguiente. En ese espectáculo Mike y los otros músicos tenían en su programa canciones proféticas, porque había una canción que en su letra decía “la ciudad se hará polvo y nada durará”.

Esa canción no la pudieron interpretar porque la tierra se sacudió y destruyó la vieja Managua y “yo si no hubiera andado en la calle (la noche del movimiento telúrico) las paredes de mi cuarto me hubieran caído encima”. A la hora del sismo Mike iba en su carro con Richard Barnes y solamente había dejado en su casa a Armado Paladino. “Exactamente donde ahora está McDonald ahí me agarró el temblor, vi al hospital el Retiro desplomarse, vi como el adoquinado se hizo como una gelatina, pero ojalá no nos vuelva a pasar eso en Nicaragua”.

Sobre el artista
Este artista tiene 58 años, llegó a Nicaragua siendo un “chigüín”, pero “a mí me gustó la música desde niño, recuerdo que todos mis juguetes eran instrumentos musicales como guitarras, pianitos, saxofones pequeños, congas, acordeones”.

En aquellos tiempos –en Cuba- ser pintor, bailarín, músico o poeta era cosa de locos y por lo consiguiente sus padres no le promovieron ese talento que trajo de nacimiento. Toda la vida fue músico de fin de semana, dice Mike quien tiene tres hijos de los cuales dos de ellos llevan el talento de su padre, la música.