•  |
  •  |
  • END

Desde el viernes pasado, la emoción empezó a desbordarse para César Meléndez, El Nica más famoso del país. El primer gran motivo fue su participación en la conducción de Teletón, algo que hace desde hace varios años atrás.

Su apretada agenda lo obligó a regresar por unas horas a Costa Rica, donde reside, pero ayer retornó con más energía para las presentaciones que hoy y mañana brindará sobre la emblemática obra.

El Nica narra las vivencias reales de un ser humano en condición de rechazo, muestra el rostro de una migración obligada, el terrible desarraigo, el amargo desconsuelo, los anhelos, la soledad, la alegría efímera, el amor, las carencias, la crueldad, la esperanza y la fe. Un rostro que traduce la misión cumplida se refleja en César Meléndez, pero no por un orgullo frívolo, sino porque, según dice, cuando la obra nació el éxito que esperaba era simplemente ponerla en escena. “Quería contar que la dignidad humana no tiene fronteras”.

Y es que aunque la mayoría asocie a César como El Nica, este hombre ha escrito 85 obras y ha tenido parte importante en grupos de música popular como El Manantial, también cantó con la Orquesta Sinfónica de Costa Rica y hasta fue parte de la Selección Maratónica del vecino país.

Su principio en el teatro lo visualiza desde la infancia, en actividades escolares, luego como líder estudiantil y más adelante porque lo frenaron de participar en una importante ópera, ¿por qué, simplemente por su falta de experiencia teatral.

Aunque suene paradójico fue ése el impulso que lo llevó a estudiar teatro. Tras el primer año se sintió atrapado en ese arte y siguió preparándose durante ocho años a nivel profesional.

En un curso de dramaturgia vio la oportunidad de hablar de su natal país, ya que la idea era plasmar situaciones reales y conocidas. Ahí empezó a germinarse “El Nica”. “Aprendí la importancia de las palabras en la comunicación, pues no hay límite de espacio”.

La primera vez que se expuso El Nica en público fue en 1998, la gran sorpresa fue ver a todo el auditorio llorar. Pero para el autor eso no era suficiente. Se probó intencionalmente en diferentes sectores sociales y la obra seguía cautivando.

Un tiempo después se realizó un importante festival de monólogos y obtuvo el primer lugar, resultó más importante aún por ser el único estudiante de teatro frente a una cantidad de actores consolidados.

A partir de ahí, el contenido que era una denuncia directa ya tenía una licencia para tocar puertas en los centros de educación.

Cuando llegó a Nicaragua se estrenó en el Festival Internacional de Monólogos, Diálogos y Más. En Costa Rica ha sido vista por más de 450 mil personas en más de 700 comunidades y en Nicaragua cuenta con 30 presentaciones en el Teatro Nacional Rubén Darío y otras en diferentes departamentos del país.

Colección de obras sociales
Entre las más de ocho decenas de obras de César Meléndez se cuentan Flora, La Fiesta de Margarita, La Secretaria, Pobrezas, El Puente a la Luz, Hermanar, Ninguna, entre otras. Éstas, Meléndez las califica como puestas en escena de tanta calidad y emoción como El Nica.

La funcionalidad de estas obras son el resultado de un trabajo hecho con honestidad, humildad, humor, lenguaje artístico y verdad, dice el autor. Además, “decidimos hacer teatro de verdad basado en hechos reales”.

Su principal misión, según Meléndez, es que sus espectáculos sean para obras de bien social, “porque nuestra idea no es hacernos ricos”. Con esa iniciativa es que fundó junto a su esposa el Teatro La Polea, que no tiene un espacio físico, siempre gira como sus obras en Latinoamérica y en comunidades necesitadas donde llevan su arte.

Próximamente, Flora…
La próxima obra con la que pretende regresar es Flora, que a criterio de Meléndez puede alcanzar niveles más grandes que El Nica, como lo han experimentado en otros escenarios. Ésta trata sobre la violencia intrafamiliar. Explora en la agresión publicitaria como una de las fuentes ocultas de la agresión doméstica, que viaja entre la comedia, la farsa, el absurdo, el musical y el cabaret político.

Esta obra es protagonizada por Cristina Bruno y César Meléndez. Las organizaciones feministas y de derechos humanos pueden ponerse en contacto con los artistas para ponerla en escena.

Tome nota
El Nica se presenta hoy y mañana en el Teatro Nacional Rubén Darío a las 7:30 p.m., la admisión tiene un costo de 100, 150 y 200 córdobas, según localidades.