•  |
  •  |
  • END

MADRID / AFP
“John Rambo”, que vuelve a la gran pantalla para luchar contra el régimen militar birmano, hace un gran despliegue de violencia porque así “es la realidad”, afirmó el actor Sylvester Stallone al presentar la cinta en Madrid.

“He querido que fuera brutal, que mostrara la realidad”, afirmó el actor durante una concurrida rueda de prensa en el estadio Santiago Bernabéu, en la que aseguró que ha “querido mostrar la guerra como es y la guerra es violencia”.

El atormentado ex boina verde que Stallone llevó a la pantalla por primera vez en 1982, regresa ahora --por cuarta y definitiva vez-- para ayudar a unos refugiados asediados por el ejército birmano en las selvas del país asiático.

“No es una película de horror, es lo que está ocurriendo” en un país regido por una junta militar, dijo el actor, director y guionista de este último Rambo, que vuelve con todo su clásico arsenal: sus famosos arco y cuchillo.

Stallone, quien hizo las delicias de sus fans, relató el intenso trabajo de documentación que llevó a cabo sobre Birmania para escribir esta película. “Leía libros, veía documentales, a veces acababa tirando los libros contra la pared pensando: ‘No puede ser, hace falta escribir sobre esto’”. Añadió: “La película va bien porque hay toda una generación que no sabe quién es Rambo aunque han oído hablar de él… Las grandes producciones son cada vez menos emocionales, lo que me parece que no le hace ningún favor al público. Quería hacer algo duro, difícil. Creo que he hecho algo diferente”, afirmó, al hablar de una película rodada completamente en exteriores y actores de siete países.

Stallone además manifestó no tener ninguna intención de entrar en política como su “amigo” Arnold Schwarzenegger, actual gobernador de California.

“Él es brillante, lo veo como un animal político. Yo soy todo lo contrario, me gusta volver a casa, estar con mi familia, tirar una pelota a mi perro.

Aunque nos vemos a menudo”, relató Stallone, firme partidario de John McCain, actual favorito en las primarias de los republicanos frente a su rival Mitt Romney.

Stallone llegó a España para estar presente anoche en el estreno de su filme. La película llegará a las salas comerciales el próximo viernes.