•  |
  •  |
  • END

La semana pasada llegaba a Los Ángeles, de cuya ópera es responsable, para supervisar los preparativos de “El ocaso de los dioses”, según informaba Los Ángeles Times.

Confirmaba a ese periódico que su estado de salud todavía era delicado tras la operación a la que tuvo que someterse el 5 de marzo en el Hospital Monte Sinaí de Nueva York, en la que le extirparon un pólipo canceroso del colon. A pesar de ello ya ha vuelto a trabajar, aunque todavía canta en privado. “Ya saben, todavía está delicado”, dijo Domingo, mientras miraba su abdomen.

Días después de la intervención, el cantante, tras dar las gracias a las innumerables muestras de cariño que había recibido, indicó en su web que la operación había ido bien y que no era necesario que se sometiera a ninguna terapia.

En ese breve encuentro con los medios en Los Ángeles, el tenor explicó que planeaba empezar los ensayos para “Simon Boccanegra” de Verdi, en La Scala de Milán en dos semanas más. Sin embargo, antes de embarcarse hacia Italia, y tras su paso por Los Ángeles, el tenor viajó a su casa de Acapulco para descansar unos días más.

Aunque este personaje es un hito en su carrera, pues asume el registro de barítono, ya lo interpretó con gran éxito en la Staatsoper de Berlín, y más recientemente en el Met de Nueva York. El estreno en la Scala de Milán, bajo la dirección musical de Daniel Barenboim, será el 16 de abril.