•  |
  •  |
  • END

Hoy comienza uno de los eventos más importantes del ámbito musical, el cual en los últimos años ha toma fuerza. Se trata de la IX Temporada de Música Clásica, donde se presenta el mejor repertorio del gremio artístico nacional en ese ramo y que este año tiene como homenajeados a dos músicos que han dado parte de su vida al arte: la cubana María Caridad Rosado y el nicaragüense Maximiliano Abarca Toruño.

Maximiliano Abarca, quien se mostró sorprendido por el homenaje, recordó que su pasión por la música nació desde su juventud, en su natal Jinotega. En principio fue un hobby, pero luego se convirtió en su motor de vida.

Fue por la música clásica que desde joven viajó a Cuba para graduarse en magisterio. Durante sus estudios tuvo la oportunidad de ofrecer varios conciertos allá. Después estudió otra licenciatura en Checoslovakia.

Volvió para impartir clases, pues Maximiliano cree que es muy importante promover la cultura musical a las nuevas generaciones.

Años atrás, Abarca ganó el Güegüense de Oro en la Cinemateca Nacional por una canción que compuso e interpretó para una cinta. Él junto al músico Ramón Rodríguez, fueron declarados Hijos Dilectos de Jinotega.

Su trayectoria es larga. Incluye la participación con artistas como Carlos y Luis Enrique Mejía Godoy, Norma Helena Gadea, Laureano Ortega, Orquesta Nacional y más.

En 1992 se integró a la Camerata Bach como clarinetista. En sus inicios el público nica era un tanto indiferente con el estilo de música que tocaban porque no era muy conocida, sin embargo, con el tiempo la gente aceptó la música clásica como arte.

Actualmente forma parte de la Camerata Bach, imparte clases en la Escuela Nacional de Música, en la Academia Nicaragüense de la Música “Carlos Tünnermann” y en la Casa de los Tres Mundos, en Granada.

Legado cubano

María Caridad es docente y pianista de formación. Nació en Santiago de Cuba. Realizó sus primeros estudios de piano en el Conservatorio de la Profesora Dulce María Serret, y la Academia Municipal de Bellas Artes, paralelamente a sus estudios de enseñanza general. En 1960 egresa de la Escuela Normal para Maestros. En 1961 se traslada a la ciudad de La Habana para culminar estudios de piano en la escuela de arte “Alejandro García Caturla” donde es captada para ser profesora de música del Plan de Becas que se inició en 1962, una vez culminada la campaña de alfabetización.

De 1964 a 1974 trabaja como profesora de música en la Ciudad Escolar Libertad (CEL), donde dirigió la Coral, obteniendo premios en distintos concursos y eventos de aficionados. De 1974 a 1980 dirige el equipo de Dirección Artística en la región Plaza de la Revolución y el municipio Cerro de la ciudad de La Habana. De 1980 hasta su jubilación en 1993 dirige la enseñanza artística en la ciudad de La Habana, contribuyendo al perfeccionamiento de la enseñanza en las escuelas de música, artes plásticas y ballet. En este mismo período culmina sus estudios de Licenciatura en Historia del Arte. Entre 1993 y 1996 colabora activamente con el Consejo de Iglesias de Cuba, como pianista y organista en múltiples actividades ecuménicas y en su iglesia Metodista del Vedado. En este período integra el Coro Shalom, agrupación artística emblemática de la Iglesia Metodista en Cuba, realizando una gira de conciertos navideños por varias ciudades de los Estados Unidos de América en 1995. En este mismo año es seleccionada por el Consejo de Iglesias de Cuba para ocupar el cargo de Directora en el entonces Conservatorio Bautista de Música adscrito a la Upoli en Nicaragua. Desde ese momento comienza su trascendental labor de perfeccionar el Sistema de Enseñanza de la Música en Nicaragua.

Es directora del Conservatorio de Música de la Upoli y entre su contribución a la cultura musical de Nicaragua se plantea la creación de planes y programas de estudio validados y acreditados por una institución de nivel superior, programas de asignatura e instrucciones metodológicas para todas las especializaciones que se ofrecen en dicho Conservatorio, entre las cuales están: piano, canto, guitarra, violín, violoncelo, flauta, dirección coral y educación musical, entre otros logros.

Los participantes

Hoy la temporada de música clásica arranca con la participación de la Orquesta de Guitarras de Nicaragua y la Orquesta Nacional de Nicaragua.

El jueves 8 de abril se presenta Kawibe Brass, asimismo la Sinfónica Juvenil de Nicaragua.

El viernes le corresponde a la Orquesta de Cámara del Conservatorio de Música de la Upoli y también esa noche se presenta la Banda Municipal de Managua.

El sábado llega la Orquesta de Flautas Dulces Melb y se presenta la Orquesta Filarmónica Juvenil.

La Academia Nicaragüense de la Música y la Camerata Bach se presentarán el domingo 11, y el lunes 12 subirá al escenario el Grupo Ibarra, así como el trío de guitarras MP3.

TOMA NOTA

La clausura de la novena temporada de música clásica será el 13 de abril y participarán todas las agrupaciones que demostraron su talento durante la jornada. El evento final será en la Sala Mayor del Teatro Nacional Rubén Darío y las entradas cuestan 40, 60, 80 y 100 córdobas.

Del 7 al 12 los grupos se presentarán en el Salón de los Cristales. Para esa ocasión las entradas tendrán un costo de 50 córdobas.