•  |
  •  |
  • END

El cerco alrededor del cineasta franco-polaco, Roman Polanski, se estrecha cada vez más. El último acontecimiento, en este largo caso, ocurrió el viernes, cuando la justicia helvética rechazó la petición de los abogados de Polanski para que sean hechos públicos los testimonios secretos de Roger Gunson, el fiscal original que llevó el caso, y presentarlas en la lucha del director contra la extradición a Estados Unidos. La información data del juicio contra el cineasta llevado a cabo en 1977.

La intención de la defensa de Polanski, acusado de abusos sexuales a una menor de edad, es proporcionar nuevos elementos de juicio a las autoridades suizas, que son quienes deben dar en última instancia luz verde a la extradición del cineasta a Estados Unidos.

El Ministerio de Justicia suizo, a través de su portavoz Folco Galli, anunció que la petición se ha desestimado porque “los documentos son irrelevantes para el proceso de extradición”, añadiendo que “los países que han firmado tratados mutuos de extradición deben trabajar bajo la suposición de que los hechos en la solicitud de extradición están correctamente presentados”.

Las autoridades suizas arrestaron a Polanski el 26 de septiembre a solicitud de las autoridades estadounidenses, cuando éste llegaba a Zúrich para recibir un premio en un festival de cine. Lo mantuvieron preso más de dos meses antes de trasladarlo a su chalet suizo, donde cumple arresto domiciliario tras pagar una fianza de 4,5 millones de dólares.

Polanski fue acusado en 1977 de embriagar a una niña de 13 años con champaña y darle un sedante para luego violarla en casa de Jack Nicholson. El realizador se fugó del país el día antes de su sentencia.