•  |
  •  |
  • END

El presidente de Costa Rica, Óscar Arias, desveló que invitó a la cantante colombiana Shakira al concierto que en la noche de ayer sábado cerraría los festejos de la investidura de Laura Chinchilla, pero falló en su intento. “Quería traer a Shakira, pero no aceptó porque tenía otros compromisos”, declaró Arias a periodistas al referirse a los planes que tenía para la entrega del poder a Laura Chinchilla, quien será la primera presidenta en la historia de Costa Rica.

El mandatario costarricense explicó que no habló directamente con la estrella colombiana, sino que lo hizo con la ex canciller de ese país, María Emma Mejía, quien, según Arias, es “muy amiga” y colaboradora en una fundación de la cantante. “Ella me dijo: olvídese presidente, va a ser imposible con Shakira”, relató Arias.

El mandatario manifestó que el concierto que había programado para anoche sería “muy lindo, con gente de mucho talento” y que se trata de una “manera muy linda” de terminar su Gobierno.

La lista de artistas que se presentaron en el concierto la conformaron la costarricense radicada en Estados Unidos Debi Nova; el panameño Rubén Blades y las agrupaciones costarricenses Editus, Malpaís, Son de Tikizia y Gandhi.

Además, actuaron el hondureño Guillermo Anderson, la salvadoreña Pamela Robin, los beliceños de Mojogu, el nicaragüense Perrozompopo y los guatemaltecos Álvaro Aguilar y Lenín Fernández, del grupo Alux Nahual.

Los organizadores informaron que dicho “Concierto por la Democracia” pretendió ser una “fiesta centroamericana” al aire libre y gratuita, a la que podrían asistir cerca de 50 mil personas.

A diferencia de Shakira, los que sí llegaron a Costa Rica son la banda de rock duro Megadeth, que tocará hoy domingo en el Autódromo La Guácima, unos 25 kilómetros al oeste de San José, pero no han sido invitados al concierto de la investidura.