•  |
  •  |
  • END

Neurólogo-Psiquiatra
La ansiedad es un estado de aprehensión, tensión o inquietud por la anticipación de un peligro cuya fuente es mayormente desconocida o no reconocida. Fundamentalmente de origen intrasíquico, se distingue del miedo, que es la respuesta emocional a una amenaza o peligro reconocido concientemente y usualmente extremo. Puede ser vista como una enfermedad cuando interfiere con la efectividad en la vida, en la obtención de metas deseadas o de satisfacción, o con el bienestar emocional razonable.

Cuando la ansiedad es vista como una enfermedad psiquiátrica se le define como “trastorno de ansiedad”, dentro del cual hay varias enfermedades muy graves que ameritan tratamiento.

Para que nos hagamos una idea de lo que es ansiedad, les presento este caso: un mecánico de 25 años, casado, se queja de mareos, manos sudorosas, palpitaciones del corazón y zumbido de oídos presentes desde hace unos cinco meses. También ha notado sequedad en la boca y cuello, periodos de temblores, sensación de inquietud, y una actitud vigilante que, a menudo, interfiere en su capacidad de concentración.

A raíz de estos síntomas, el paciente fue a ver a un cardiólogo y a un cirujano, estuvo sujeto a dietas, se le dijo que tenía un problema del oído interno y después se le diagnosticó arritmia cardiaca. También tenía muchas preocupaciones, por ejemplo, le preocupaba ser mal padre, o que su mujer se estuviera cansando de él y lo fuera a dejar, además, le preocupaba caerle bien a sus compañeros de trabajo.

La Clínica San Francisco, un ONG y el Dr. Martínez han elaborado un plan de asistencia que funcionará todos los días jueves, para las personas de escasos recursos, por favor póngase en contacto con la clínica para mayor información.


Modos o sistemas de repuestas
La ansiedad, al igual que cualquier otra emoción, implica al menos tres componentes, modos o sistemas de respuesta:
1) Subjetivo: es el componente de la ansiedad relacionado con la propia experiencia interna, la persona con ansiedad experimenta subjetivamente un estado emocional desagradable; en el caso del mecánico, la ansiedad la vemos en la sensación de inquietud y en su actitud vigilante, sus miedos a no ser buen padre, a que su esposa lo pueda dejar algún día, si le cae bien a sus compañeros.

2) Fisiológico-somático: la experiencia de ansiedad suele acompañarse de un componente biológico. Los cambios fisiológicos consisten en un incremento del sistema nervioso autónomo que puede reflejarse en cambios externos: en nuestro caso lo observamos en sus manos sudorosas y los temblores. Los cambios internos, los mareos, palpitaciones, zumbidos en los oídos, resequedad de boca y cuello.

3) Motor conductual: corresponde a la conducta que observamos en la persona, la expresión de su cara, sus movimientos o sus posturas corporales, fundamentalmente se refiere a las respuestas instrumentales de escape y evitación.

En general, para darse cuenta si usted padece de ansiedad, debe tener presente que tendrá manifestaciones físicas y psíquicas tales como taquicardia, palpitaciones, dificultad respiratoria, sensación de falta de aire, hiperventilación, sudoración, ganas de orinar frecuentemente o necesidad de tomar mucha agua. Asimismo, náuseas, vómitos, molestias digestivas y diarreas. Temblor, inquietud, alteraciones del sueño, sensación de fatiga, tos seca y carraspeos.

A la vez, se manifestarán cefaleas, mareos y sensación de inestabilidad. Dolores vagos, sensación de peligro inminente, miedo a perder el juicio o el control de sus actos, falta de concentración y de rendimiento intelectual. Tensión motora e inquietud, temores vagos e injustificados, inseguridad. Esta riqueza de síntomas nos va a plantear importantes problemas a la hora de hacer el diagnóstico, porque son muchas las enfermedades somáticas de etiología clara y definida que además de sus síntomas característicos, presentan también ansiedad.

La ansiedad es una enfermedad muy común, con una prevalencia de un mes en el 7.3 por ciento de los adultos de todas las edades. En la mayoría de los casos, el trastorno comienza en la vida adulta y tiende a hacerse crónico con remisiones y recaídas de diversos grados intercalados hasta llegar a la vejez. El inicio en la vejez es posible, si bien poco común.

Es bien conocido que las mujeres son mucho más propensas a sufrir problemas de ansiedad que los hombres. En algunos trastornos de ansiedad, ciertos factores asociados al status marital parecen significar cierto grado de riesgo. La educación ha sido sugerida también como posible factor relevante. En varias investigaciones se ha sugerido que la ansiedad tiende a asociarse con los niveles educativos bajos o niveles socioeconómicos bajos.

Los trastornos de la mente causan muchas dificultades en el ámbito familiar, social y laboral, estos trastornos no se deben a debilidad o incapacidad de las personas, lo que sucede es que el cerebro es un órgano de nuestro cuerpo y puede enfermarse en cualquier momento. Si usted, un miembro de su familia o un amigo llegasen a tener un problema mental, lo más aconsejable es visitar al especialista.


Dr. Javier Martínez Dearreaza
Universitá degli Studi di Pavia-Italia
Clínica San Francisco
De Camas Luna Montoya, 90 varas arriba
Contiguo a Lolo Morales
Telf.: 2222494. Celular: 8771894