•  |
  •  |
  • END

Moda, belleza y tradiciones pinoleras fueron los ingredientes que aderezaron el encuentro de las 15 candidatas a Miss Nicaragua 2008. La sociedad matagalpina el sábado por la noche asistió a la discoteca Tequila’s para conocerlas y apoyarlas.

A tres semanas de la noche de elección y coronación de la nueva soberana de la belleza pinolera, las jovencitas desfilaron para los presentes luciendo prendas de los diseñadores: Fernando Fuentes Fraile, Blanca Escobar de Jackman, Soraya Membreño, Rossibel y Mayorit Chévez.

La velada inició con mucho ritmo y brillo. Las candidatas lucieron uniformes en trajes de dos piezas color negro de lentejuelas, creación del diseñador venezolano radicado en Nicaragua, Fernando Fuentes Fraile.

Acto seguido Xiomara Blandino, Miss Nicaragua 2007, irradiando su característica energía y simpatía, se apoderó de la pasarela para luego tomar la palabra y agradecer las atenciones que Matalgalpa (ciudad a la que este año es dedicado el certamen Miss Nicaragua), les ha brindado.

Elogió las bellezas naturales de la región norte de Nicaragua, la hospitalidad de su gente y su rica gastronomía, al tiempo que declaró sentirse orgullosa de llevar en sus venas sangre norteña, lo que no hizo esperar la ovación del público.

Más moda
Nuevamente las candidatas salieron a la pasarela, luciendo elegantes diseños de Soraya Membreño y luego propuestas tipo cóctel de Blanca Escobar de Jackman.

Para el cierre, las bellezas rindieron homenaje a Matagalpa vistiendo trajes de fantasía de las diseñadoras locales Rossibel y Maryorit Chévez.

La colección inspirada mayormente en el encanto de las flores y otros elementos de la naturaleza como mariposas, fue presentada al compás de típicos sones nicaragüenses.

En la propuesta de las diseñadoras destacaron colores fuertes en contraste y diseños que resaltaron los mejores atributos físicos de cada una de las aspirantes.

Esta parte del desfile fue sellada por Xiomara Blandino, quien prendió el ambiente bailando el conocido “Grito del bolo”. Finalmente las jóvenes se despidieron del público, buena parte familiares y amigos de las concursantes, quienes desde ya se dejan arrastrar por la euforia y presión que crea la cercanía de la noche final, protagonizando momentos de tensión, incluso entre las concursantes.