•  |
  •  |
  • END

Físicamente, impacta su mirada. Unos bien definidos ojos color miel intenso le aportan a Belkis Gabriela Figueroa Rivera un toque sexy que la distingue dentro del grupo de aspirantes a Miss Nicaragua 2008, es su sello.

Sueña con llevar este año la corona reina a su natal Estelí. Para alcanzarlo su pilar de apoyo dice ser la perseverancia. “Soy bien perseverante, me gusta alcanzar lo que quiero, luchar por lo que quiero”, afirma.

Y esa lucha a la que se refiere es sencillamente preparación; no sólo física sino intelectual.

“Personalmente sigo lo que nos enseñan en la organización (Miss Nicaragua), pero también me preparo en conocimiento, sobre Nicaragua, su historia, turismo y costumbres”, agrega.

Es esa preparación la que le da la confianza de sentirse “capaz de representar a mi país tanto dentro como fuera de él. Me siento capaz también de ayudar a las personas porque de eso se trata también”, declara.


Vocación de servicio
Belkis manifiesta ser una persona consciente de la realidad social del país y más que conocerla cuenta que trabaja por promover cambios positivos en la vida de personas de escasos recursos de su comunidad. En Estelí trabaja para la Asociación Fabreto, desde donde se esfuerza para mejorar la situación de niños que viven en condiciones de pobreza.

La vocación de servicio sumada a su carisma es la fórmula que espera la haga salir victoriosa de su carrera por el cetro de Miss Nicaragua 2008. De ganar, asegura que trabajaría a mayor escala por los sectores más vulnerables del país, es decir, por convertirse en un agente de cambio.

De no ganar la corona, Belkis declara que se llevará la satisfacción de conocer lo que realmente es ser una miss, es decir, las vivencias, las lecciones aprendidas y, por su puesto, la experiencia de convivir con 14 diferentes jóvenes, quienes pese a que persiguen un mismo objetivo, hasta ahora --según cuenta-- se han sabido compenetrar como buenas compañeras.

“La experiencia ha sido buena con el resto de las concursantes.

Siempre guardamos el respeto y ante todo la amistad. Independientemente de que sea una competencia no sólo por eso vas a rebasar el límite del respeto hacia tus demás compañeras. Hay formas de competir”, reitera esta joven estudiante del cuarto año de Contabilidad.



Locación: Hotel de Montaña Selva Negra, Matagalpa