•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • END

“Wonderbra” es la obra, de la artista textil costarricense Alejandra Gutiérrez, que fue seleccionada para participar en la Cuarta Trienal Internacional de Fibras y Arte Textil de Riga, en Latvia (Letonia).

Junto al reconocido artista textil peruano Máximo Laura, son los únicos latinoamericanos que participarán en la Trienal.

“Innovación y tradición” es el título del evento de arte textil más reconocido del mundo que se realizará en el Museo de Artes Decorativas y Diseño en Riga, del 10 de julio al 1 de agosto. Esta Trienal enfatizó en el tema “Intriga Global”, con la intención de que los artistas plantearan los nexos entre la globalización y lo local, las tradiciones específicas y los principios de innovación global.

La pieza de Gutiérrez, “Wonderbra” de 1.65 x 2.20 x 0.6 cm., fue unas de las 68 piezas seleccionadas de las 193 que participaron, provenientes de artistas de todo el mundo.

Con “Wonderbra”, la artista plantea la hipérbole en la que se construyeron los senos femeninos y los implantes mamarios, en relación a su significación a través de los siglos, desde las Vírgenes de la Leche de la Edad Media, pasando por el escote femenino de la Francia dieciochesca, hasta el aumento de medidas en los pechos de las jóvenes, requerimiento de la estética plástica de nuestros días.

Pasión pura

“Para mí hay algo muy importante en esta selección de Riga, porque es un certamen difícil y riguroso al que tuve acceso a pesar de haber iniciado en el arte apenas hace un año. El curador de la Bienal de Sao Paulo, Ivo Mesquita, me dijo en la Bienal SIART Bolivia, el año pasado, que no era el currículum o los estudios lo que hacían al artista, sino su pasión por un proyecto de vida, y el mío es la situación de la mujer y su ser y estar en el mundo”, afirmó Gutiérrez.

“Mi meta es conferir a la urdimbre doméstica, a ese tejido tradicional de las abuelas, valores de transgresión como signo del cambio en la sociología del género, y denunciar con él las preocupaciones colectivas como la agricultura transgénica, mutilaciones, violencia doméstica y en este caso poner evidencia que así como en los años del medioevo, donde los senos eran para amamantar y las mujeres los podían mostrar, ahora quienes amamantan deben ocultar sus senos, pero quienes llevan silicona, los muestran”, agregó.

Esta Trienal, que sólo acogió a artistas profesionales del arte textil, como Gutiérrez, que es Scholar del International Textile and Apparel Association, con sede en California, cuenta con un exigente jurado integrado por: Yves Millecamps (painter, Member of l’Académie des Beaux-Arts, Institut de France Paris), Dr. Kristine Scherer (Curator, Textilsammlung Max Berk, Kurpfälzishes Museum Heidelberg, Germany), Elizabeth Cooper (Craft Development Curator at Bury St. Edmunds Art Gallery and independent curator, London, the U.K.), Velta Raudzepa (Collection Manager, Museum of Decorative Arts and Design, Riga, Latvia), Egils Rozenbergs (artist, Jrmala, Latvia).

En 2009, su obra MON 810, seleccionada en la Bienal SIART, fue adquirida por la Fundación de Arte Textil, Marta Cajías, de la Paz, Bolivia y el mismo año, ganó el premio de adquisición de la Helmspark Gallerie de Hamburgo, en Alemania, con su tapiz “Beso de película”.

En días pasados, Alejandra también fue finalista del certamen de la revista Fiber Arts y el Centro de Arte VISART, con sede en Maryland, intitulado “Arte para ponerse, o no” (Wearable and Unwearable Art), participando con una cartera de noche confeccionada con película cinematográfica de los años sesenta, la que tituló “Movie Star”, y que le valió no sólo la selección, sino un artículo especializado en la prestigiosa revista norteamericana Fiber Arts, así como formar parte de la colección del centro cultural VISART y varias representaciones en galerías internacionales.