•  |
  •  |
  • END

Seguridad y delicadeza son características que sobresalen en la personalidad de Nydia Blandino Orochena, la joven capitalina de 20 años y estudiante del quinto año de Arquitectura, que compite por ser Miss Nicaragua 2008.

Ser coronada reina el próximo 23 de febrero más que las ganas de obtener un título que la satisfaga a nivel personal, Nydia asegura que lo ve como una oportunidad que le puede abrir puertas para concretar proyectos benéficos en los que le gustaría involucrarse, como es el caso de la problemática habitacional de nuestro país.

“Mi interés siempre ha sido ayudar a la gente más necesitada, a la gente que no tiene vivienda digna o que ni siquiera tiene muna. Como Miss Nicaragua podría llegar a un organismo u empresa que pueda ayudar en este tipo de proyectos. Llegaría como Miss Nicaragua y hablaría como estudiante de arquitectura que conoce la necesidad en nuestro país”, argumenta tras agregar que también le interesa trabajar en pro de la educación y la salud.

Compite por la corona valiéndose de “mi seguridad, mis ganas de crecer, de aprender, de entregar lo mejor de mí misma… Hay que leer mucho, quien piense que este certamen es solamente de belleza está muy equivocado. Tenés que tener identidad propia, criterio, saber de tu país… tenés que estar preparado para poder demostrarle a otra gente que Nicaragua sí vale la pena”.

Dentro de la competencia se ve “capacitada, muy segura. Definitivamente no estoy de relleno”, sostiene.

¿Qué vas hacer para ganar? “Echarla toda. Luchar por eso, sin tener que pisotear a nadie, porque pienso que si lo logro va ser por mérito propio. Porque lo merezco y si no lo logro, Dios sabe lo que hace y definitivamente seria, porque hay algo mejor para mí”.

Comparte que su participación en el certamen ha abonado a que su familia se una un poco más. “Siempre quieren saber qué está pasado” para apoyarla principalmente emocionalmente.


Miss Nicaragua: crecimiento personal
Sobre su participación en el certamen cuenta que “ha sido una experiencia increíble. De hecho he aprendido tanto, principalmente a ser una persona más segura. Aprendí más acerca de mis talentos, mis habilidades; sé que puedo trabajar bajo presión y además que puedo convivir con gente que no es tan cercana a mí…Ha sido un aprendizaje completo, he conocido a muchísima gente y me he dado a conocer”.