•  |
  •  |
  • END

Después de hacer a un lado las gélidas cifras con las que trabaja como representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Nicaragua, decidió escribir un libro sobre las experiencias que tuvo tanto en su país de origen como en otras naciones del mundo que ha visitado.

Nos referimos a la salvadoreña Mirna Liévano de Marques, quien escribió el libro “El mundo es un pañuelo” que será lanzado en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica (INCH) el próximo 8 de julio a las seis y media de la tarde, por la hija de la autora, Beatriz Márquez Liévano.

Los 15 capítulos de la obra fueron redactados por doña Mirna con un lenguaje ameno, anecdótico y vivencial, en los que refleja un gran amor por su país natal (El Salvador) y un singular apego a sus recuerdos de infancia y a la gran experiencia de criar y formar a sus hijos.

La autora del libro dice que por la parte paterna heredó la inquietud literaria. Su abuelo Rómulo Luna era poeta y “otro de mis antepasados era historiador; de ahí la idea de escribir un libro”.

Cuando escribió su primer libro “El Salvador, un país en transición”, la única crítica literaria que recibió fue de Margarita de Cristiani, quien le dijo: “Sentí que estaba leyendo un informe”.

Desde ese día Mirna decidió que su siguiente libro no iba a ser de economía “y que lo haría con un estilo diferente, pero no sabía cómo, después de haber recibido un entrenamiento para escribir breve y directo”.

Confiesa que nunca fue una buena contadora de cuentos, pero aclaró que su nuevo libro tampoco es una biografía en el sentido de la exactitud de los datos, “pero hoy quiero entregarles mi historia que más bien tiene un tinte de novela, que deja volar la imaginación, salpicada de múltiples anécdotas personales”.

Su inspiración para escribir el libro fue su hija Beatriz que nació con una veta literaria por parte de su familia paterna ya que la joven escribe poesía y prosa al tiempo que lamenta “¡Lástima para mí, que escribe mejor en inglés que en español!”.

Mirna, licenciada en Economía de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” y con una maestría en economía de la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica, dedicó uno de los capítulos sobre la experiencia que tuvo al llegar a Nicaragua como representante del BID, después de haber ocupado otro alto cargo en ese organismo financiero internacional en Washington.

Capítulo sobre Nicaragua

Dice que los nicaragüenses son personas que se dejan querer, son muy cálidos y acogedores, “son gente alegre, bohemia y aman fuertemente a su Patria” al tiempo que hace referencia al poeta Rubén Darío.

También –sigue diciendo la autora- que descubrió que los nicaragüenses son altamente marianos, porque veneran a la Virgen María y de paso también hace referencia a las celebraciones de La Gritería y cita a EL NUEVO DIARIO del 7 de diciembre de 2007 cuando se publicó el titular ¿Quién causa tanta alegría?
Tuvo el honor de ir con el cuerpo diplomático a conocer cómo se celebra La Gritería en León, donde fue testigo ocular de las tradiciones folklóricas del nicaragüense como las “Gigantonas” y los “Enanos cabezones”, los que al ritmo de los tambores le bailaron a la Virgen.

Además de hacer referencia en su libro a los festivales de poesía que se llevan a cabo en Granada, la representante del BID incluyó otro capítulo sobre las vivencias que tuvo en Pakistán, país al que tuvo que viajar ya que su hijo se casó con una paquistaní, cuando ambos estudiaban en la Universidad de Oxford, en Inglaterra.

También Mirna escribe en su libro lo que han sido sus experiencias en Portugal, entre ellas la veneración a la Virgen de Fátima, que comenzó el 17 de mayo de 1917, día en que los niños Lucía dos Santos y los hermanos Francisco y Jacinta Marto, cuando realizaban labores de pastoreo, afirmaron ver a la Virgen María cerca de un lugar despoblado conocido como Cova de Iría.

Cargos que ha ocupado

Mirna entre 1978 y 1986 ocupó distintos cargos en el sector público de El Salvador. Entre 1986 y 1988 fue Directora del Departamento de Estudios Económicos y Sociales de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades). En 1990 el gobierno de China la distinguió con el galardón la “Estrella Brillante”.

Entre 1989 y 1994 fue ministra de Planificación y Coordinación del Desarrollo Económico y Social de El Salvador, gobernadora del Banco Mundial y del BID. En 1995 fue presidenta de Directores del Fondo de Inversión Social (FIS) de El Salvador.

En 1999 fue directora del Banco Central de El Salvador.A partir del 9 de septiembre de 2001 asume la asesoría de la Oficina de Relaciones Externas del Banco Interamericano de Desarrollo y la representación del mismo banco en Nicaragua y a partir del 1 de agosto de 2006 asume la representación del BID en Nicaragua.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus