•  |
  •  |
  • END

Él es un gurú literario de la autoafirmación personal, ella la princesa del pop mexicano. Ambos cuentan por millones los libros y discos vendidos, respectivamente. Y, a través de Twitter, han podido conocerse. Son Paulo Coelho, autor de ‘El alquimista’, entre muchos otros títulos de éxito, y Anahí, actriz y cantante, fashionista, ex integrante de la banda juvenil RBD y ahora solista.

Los famosos también tienen ídolos, y como es bien sabido, la red social ofrece la posibilidad de contactar en 140 caracteres con el objeto de anhelo.

Otra cosa es que conteste, claro. En este caso, parece que fueron los fans de la mexicana quienes echaron a rodar la bola de nieve, bombardeando a Coelho con mensajes de lo mucho que lo admiraba la cantante. No es raro encontrar en los tweets de Anahí citas del brasileño, entre sus oleadas de buena vibra, promoción musical y micro odas al desmadre. Para sus detractores, Anahí es la encarnación de la estrella pop de plástico, surgida del marketing de la industria y encumbrada como imagen de lo que muchas quisieran ser para hacer dinero. Más ligada a lo material que al cultivo del intelecto, le critican. Coelho, que pasa de los sesenta, tiene también los suyos, que desdeñan por huecas la filosofía cotidiana de sus palabras, cotizadas a buen precio.

Ambos cuentan, sin embargo, con millones de devotos en todo el mundo que siguen su manera de pensar, vivir y sentir. En la red social no se quedan atrás: ella es la mexicana más leída, con casi 670 mil seguidores, y él está a un paso de alcanzar los 600 mil.

“Lindo corazón de una linda persona”, le escribía Coelho, y la estrella que nació después del vinilo le respondía: “¡corazón que te quiere con tooooodaa su fuerza! Mi maestro de corazón...”. Si él es para ella su maestro, ella es para él su “guerrera de la luz”, emblema del mensaje positivo de autoafirmación y alegría que destila su pluma.

Ambos tuvieron ocasión de conocerse por fin en Suiza, a finales de junio, en una tarde ideal para tomar una copa de vino y mirarse a los ojos.

Las miradas, colgadas en forma de fotografías en el blog del escritor, serían la envidia de cualquier pareja de enamorados. Aunque en su caso es todo platónico: el maestro con su alumna predilecta. “Vamos a caminar y cenar en la lluvia (porque hice una reserva en la terraza del restaurante) ¿Preparada?”, le había escrito Coelho. Tenía que fructificar una colaboración, y lo hizo. Este fin de semana salió a las tiendas el último libro de Coelho, “O Aleph”.

A tal efecto, la princesa pop lanzó una amorosa balada inspirada en el texto, compuesta por ella misma y por su compatriota el músico Mario Sandoval. Coelho, como no podía ser de otra forma, lo tiene colgado en su blog. Bien podría aplicar a Anahí una de sus frases: “Cuando quieres realmente una cosa, todo el universo conspira para ayudarte a conseguirla”...aunque sea por Twitter.