•  |
  •  |
  • END

La manera de pensar puede hacer la diferencia entre el éxito o el fracaso, según Juan Carlos Quezada, motivador de vocación.

Él llegó a Nicaragua esta semana para impartir un seminario de crecimiento personal al que ha llamado “Secreto”, la Ley de la atracción universal, donde plantea el paradigma de que cada individuo es dueño de su destino, basta creer en uno mismo para lograr cada meta que se disponga.

Basado en su experiencia personal, Quezada plantea que todos los individuos nacen con un propósito en la vida, para descubrirlo cada quien debe conectarse con esa misión.

Él se considera ejemplo de ese paradigma “Viví la pobreza, el abuso físico y emocional, pero siempre sentí el vacío hasta que me conecté”, manifiesta.

Para conectarse a ese propósito tuvo que dejar su carrera y seguir sus sueños. Ahora se dedica a llevar el mensaje para que otros se animen a creer en que pueden realizar sus metas y ser dueños de su destino.

El camino a la felicidad
Para él es un paradigma que no tiene que ver con circunstancias ni situaciones, todos tienen el poder de mejorar su vida con tan sólo una actitud positiva y la fe en uno mismo.

Paradójicamente del dicho al hecho hay un abismo, la pobreza y el entorno social son algunos de los obstáculos que dividen al éxito del fracaso. Pero dice que para él eso no es problema, el obstáculo está en autolimitarse y crearse trabas que van dificultando el camino al éxito.

“El origen no es problema, sino el creer en uno mismo. Si uno cree en sus sueños se convierte en realidad y creer atrae energía… si nos enfocamos en la pobreza, sólo puede haber más de lo mismo. Cada quien es dueño de su propio destino… ni los gobiernos ni el entorno ni los padres sino uno mismo”, reafirmó Quezada.

El propósito de este taller es dar herramientas que faciliten el camino al éxito, para ello hay que llegar preparado con lápiz y papel y actitud positiva que contribuya a desarrollar virtudes que ayuden al individuo a crear su destino.

TOME NOTA
La cita es este sábado 31 julio a partir de las ocho de la mañana en el auditorio de la Universidad Católica.