•  |
  •  |
  • END

El cantante nicaragüense de mariachis, Ángel Rafael Salazar Chávez fue sepultado este viernes en Ecuador, después de haber sido atropellado, según confirmó a EL NUEVO DIARIO el ex actor Hugo Hernández Oviedo, a quien se le considera como uno de los pocos especialistas en música ranchera.

Quien transmitió la fatal noticia desde Quito fue el trompetista nicaragüense, Mario Fajardo, quien era compañero de Ángel Rafael en el Ecuador a Evaristo Chavarría del mariachi Guadalajara en Managua.

Dijo don Hugo que el destino le tendió una mala jugada a Ángel Rafael, “fue atropellado por un vehículo, quedando inconsciente y en estado crítico, fue internado urgentemente en un hospital, pero el pasado jueves 29 de julio a la 1 de la tarde se doblegó ante la muerte, mientras le practicaban una intervención quirúrgica”.

La familia artística de Nicaragua, familiares, amigos y compañeros músicos están de duelo por la pérdida de Ángel Rafael, “pero su recuerdo vivirá con su bien timbrada voz en los discos que grabó con temas nicaragüenses”, dijo Hernández Oviedo.

Ángel Rafael era originario de la ciudad de León, hizo su carrera como cantante con el mariachi internacional Xolotlán y con el mariachi de Pancho López.

Su popularidad creció por su calidad interpretativa y luego por el LP que grabó con los temas “Viva León”, “Sinceridad”, “Luz y camino”, “Que viva Managua”, “La noche”, “Teustepe”, “Barrio de pescadores”, entre otras.

En 1986 se trasladó a vivir a Quito donde se incorporó en varios grupos de música ranchera, entre ellos el mariachi ‘México de Ecuador’, grupo al que actualmente pertenecía.

Desafortunadamente nunca se comunicó con su familia en Nicaragua y ahora que la muerte le sorprendió en Ecuador deja sin padre a sus hijas Sonia Marina, Luz, Ángela, Virginia y Margarita, también hijas de Yolanda Torres González. También le sobreviven dos hijos que procreó con otra dama en el kilómetro 13 de la carretera vieja a León. Sus nombres son Rafael y Cristian.