•  |
  •  |
  • END

Lindsay Lohan fue liberada de la prisión de mujeres de Lynnwood, en Los Ángeles, luego de cumplir un tercio de su condena. Dada la sobrepoblación de las prisiones en el Estado de California, la noticia nos sorprendió aunque, una nueva imposición de la jueza que interviene en su caso sí causó revuelo: la actriz deberá cumplir con un severo tratamiento de rehabilitación antes de recuperar totalmente su libertad.

Después de haber padecido varias bromas pesadas de sus compañeras de celda, la rubia logró abandonar la cárcel aunque, dados sus problemas con el consumo de droga y la inestabilidad emocional que mostró durante su breve estadía detrás de las rejas, la jueza que sigue su causa, Marsha Revel, le ordenó que culmine un tratamiento de rehabilitación.

La salida de la rubia se produjo en la madrugada y logró pasar inadvertida pese a la fuerte guardia periodística apostada en la puerta de la cárcel. De hecho, la noticia trascendió, luego de que el vocero del sheriff de Los Ángeles, Steve Whitmore, le advirtiera a la prensa que la actriz ya no se encontraba en las instalaciones del penal para liberar la zona de cámaras.

“Por orden de la corte, fue enviada directamente a su nuevo destino, un centro de rehabilitación. Ahora depende del departamento de vigilancia de Los Ángeles. Aquí concluye nuestra custodia. Muchas gracias por su comportamiento, pero ya nos podemos ir a casa todos”, advirtió el vocero frente a los cientos de fotógrafos apostados en la puerta del penal.

Pese a los intentos de los abogados de la actriz por permitirle pasar un tiempo con su familia y amigos antes de internarse en la clínica, la Justicia ordenó que la rubia se internara inmediatamente.


Minuto.com.ar