•  |
  •  |
  • END

El 31 de marzo de 1995 es una fecha que A.B. Quintanilla jamás va a poder olvidar, porque su hermana Selena, la reina del tex-mex, fue asesinada a manos de quien fuera la presidenta de su fan club, Yolanda Saldívar.

El artista, en una reciente visita a Puerto Rico por motivo de su nuevo disco A.B. Quintanilla’s All Starz, confesó que la muerte de Selena lo trastornó de forma tal que optó por abandonar la ciudad de Corpus Christi, en el sur de Texas, donde se encontraba instalada toda su familia.

“Me tenía que ir. Ver los sitios, los lugares, ver a las personas, a mi familia... Todo me traía recuerdos, me ponía muy triste. Me revolcaba en el dolor. Me tenía que ir, no podía”, compartió abiertamente al ser entrevistado por un periódico local.

Luego de casi 15 años, A.B. ha regresado a Corpus Christi. Siente que ha podido recuperarse bastante a nivel emocional, aunque el dolor por la pérdida de su hermana es algo que, según aseguró, será perenne.

“Regresar a Corpus Christi ha sido la mejor decisión que he tomado. Tengo siete hijos y ahora puedo estar más cerca de ellos. Ahora los veo más. No sé si es la edad, pero a medida que uno se va poniendo más viejo, entiende y valora más a la familia, a los hijos”, prosiguió con la mirada perdida.

El reconocido músico mexicano-americano (dijo sentirse más mexicano que americano), reconoció que su “huida” de Corpus Christi fue un acto de egoísmo, pues no internalizó la angustia que ello podría causarle a su familia, en especial a su padre, Abraham Quintanilla, quien ahora tiene 72 años. Y aunque ahora siente que puede vivir otra vez en Corpus Christi, dejó claro que el recuerdo de Selena y la nostalgia que trae su ausencia siempre perdurarán.

Pero A.B. Quintanilla no le echó a la muerte de Selena toda la culpa de su distanciamiento del ojo público. Un problema contractual con su casa discográfica Capitol Emi (que terminó en los tribunales), también tuvo algo que ver, según explicó.

“Pero ahora lo importante es que estamos de vuelta con un disco muy especial en el que comparto con grandes amigos como José Feliciano, Ana Isabelle, Julio Voltio y Gilberto Santa Rosa, un hombre muy valioso y humilde”, destacó Quintanilla, quien ahora también luce mucho más delgado.