•  |
  •  |
  • END

Licenciada en Farmacia de profesión y promotora del turismo por convicción. Ingni Lilka Espinoza Mayorga es de esas personas que a donde quiera que van hablan con orgullo de sus raíces. “Todo lo que tenga que ver con Nicaragua me encanta”, dice apenas inicia la conversación.

De carácter tranquilo, Ingni asegura ser una muchacha responsable. Pese al ritmo acelerado que vive por el certamen, ella aprovecha sus ratos libres para leer; un mecanismo que además le sirve para relajar su mente de la presión que representa a estas alturas la competencia por el título de Miss Nicaragua 2008.Acerca de por qué se cree merecedora del título Miss Nicaragua 2008, manifiesta: “Soy independiente, segura, seria cuando se trata de trabajo, soy bella y considero que tengo todas las cualidades de una Miss Nicaragua. Amo a mi gente, su cultura, mi país y el turismo”.

Ingni, originaria de Bilwi, Puerto Cabezas, considera que “una miss nunca debe olvidar de dónde sale. Su humildad y su sencillez es lo más importante”, señala. Se conduce serena en la competencia, sin obsesionarse por ganar, pese a que confiesa es su gran aspiración en esta etapa de su vida. “Siempre he dicho que el que no sabe perder nunca sabrá ganar. Yo estoy preparada para ambos”, argumenta.

Y añade: “Siempre voy a tratar de dar lo mejor de mí, si no llego a quedar he ganado mucho. He conocido bellísima gente, a las chicas, me he llevado súper bien con todas, he conocido la Organización (Miss Nicaragua). La mistad y la convivencia es lo más importante”.

Cuando habla de su tierra de origen, a Ingni le sobran las palabras para exaltar la belleza natural que posee Puerto Cabezas, así como la riqueza cultural de su gente. Si triunfa le gustaría impulsar el turismo en su región. “Trabajar con las comunidades que son personas muy humildes que todavía mantienen su cultura indígena… Hemos sufrido, pero siempre estamos adelante, luchando para sobrevivir”, comenta.

Ingni tiene 23 años de edad, experiencia como modelo y revela que competir por la corona de Miss Nicaragua es algo grande en su vida. Por eso “quiero vivirlo plenamente, estoy viviendo uno de mis sueños más importantes, y quiero dedicarme a él”.