•  |
  •  |
  • END

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez se lleva muy bien con la tecnología. Publica dos veces por semana en su blog, hospedado en El Boomeran(g) (www.elboomeran.com), editado por la Fundación Santillana, de España.

De la primera entrega anual de su bitácora se publicó el libro “Cuando todos hablamos”, el cual será presentado en la librería Literato, de Managua, el lunes seis de septiembre a las 6:30 p.m., acompañado de un conversatorio con el periodista Roberto Fonseca, editor de la web del semanario Confidencial.

Una de las ventajas del blog, escribe Sergio, en la introducción del libro, es poder ser corregido en sus juicios, enmendar sus opiniones, o refutar a quienes le refutan, generando así un espacio crítico múltiple.

En esta entrevista el escritor reflexiona acerca de las nuevas tecnologías en un mundo postmoderno donde el diálogo con los individuos se da también en el ciberespacio; en éste, el lector elige la ruta que se le antoja y el gran bloguero es quien mejor dirige su brújula para navegar por la red infinita.

¿Bajo qué criterios elige los temas para su blog?

Un blog es como un cajón de sastre, en el que hay de todo, siempre que uno piense que el tema puede conectar con el interés del lector. Me gusta mucho tocar las cosas inusuales, las curiosidades, las que me causan impacto por su dimensión humana, las que me parecen de relevancia política.

Tomando en cuenta su trayectoria, uno pensaría que usted no necesita tener ningún blog porque es muy conocido aquí y en el extranjero; sin embargo, lo veo muy vigente en el mundo cibernético.
Un blog es una ventana, o puede verse también como un espejo, donde quien se refleja es el lector. Es un asunto de comunicación instantánea, que no se consigue en los libros. Uno puede tardar mucho tiempo antes de conocer la reacción de un lector frente a una página impresa, pero en el blog no, todo se da al instante. Por eso me interesa, me interesa el trato directo con el lector.

Además de la calidad del lenguaje, ¿qué otros aspectos son determinantes para que sobresalga un blog entre miles que existen en la red?
El gancho, hay que enganchar al lector. En eso la pieza del blog, como escritura, no se diferencia de cualquier otra que busca al lector para engancharlo, en un periódico, en una revista.

Usted opina que actualmente los procesos de difusión de la literatura son más efectivos, incluso destaca la democratización de la palabra escrita por medio de las tecnologías; aún así, pareciera que la literatura ha perdido mucho terreno en la lectura en comparación con el siglo XIX e inicios del XX, ¿por qué?
La lectura no ha perdido terreno, lo que tiene son nuevos medios de expresión. Hoy se lee mucho más que antes, se lee en la página impresa y se lee en la pantalla. Qué se lee, es otra cosa. Pero en el siglo XIX también se leía mucha basura, que no sobrevivió.

¿Considera que estar activo en muchas plataformas del internet como Twitter, Facebook o el blog, lo aleja de su oficio de escritor o le consume mucho tiempo?
Siento que todas esas redes sociales son hoy parte del oficio. Si no estás dentro, estás de alguna manera aislado, no estás en la movida global, donde todo el mundo se encuentra, intercambia, comenta. ¿Por qué el escritor no debe estar allí también?

Según dice, los instrumentos de escritura a través de la red cibernética han creado un nuevo estilo que va alterando el lenguaje y la sintaxis. ¿Cómo beneficia o perjudica esta extraña metamorfosis a la literatura?
No sabemos lo que saldrá de allí, todo se está haciendo ahora. El telégrafo cambió en su tiempo el lenguaje. Se pagaba por palabra, y cuando la gente escribía un telegrama buscaba usar el menor número posible de palabras. Eso llegó a llamarse “el estilo telegráfico”. Ahora los adolescentes abrevian en los mensajes de texto, usan sus propios códigos. Todo eso será en el futuro parte de un nuevo lenguaje. Nadie puede evitarlo.

Decálogo de Sergio Ramírez para blogueros
1.La primera regla: no aburrirás, como decía Billy Wilder.

2.Ser breve. Mi medida son 20 líneas.

3.Tratar de meterse en la camisa de quien lee. Buscar como adivinar sus intereses.

4.No confundir el blog con el ensayo. Por tanto, no intelectualizar.

5.Usar un lenguaje cotidiano, como si se tratara de una conversación.

6.No perder nunca el sentido del humor. Por tanto, escribir con gracia.

7.No botar la gorra con quienes contestan groserías, o impertinencias.

8.Saber que te diriges, sobre todo, a un público joven.

9.Ser provocativo.

10.No imponerse autocensuras.

Errores comunes de los blogueros:
* Fuente: Giselle Etcheverry Walter, Coordinadora de El Boomeran(g).

* Fomentar el encuentro personal con los participantes en el blog.

* Desentenderse de la extensión del texto, que para su lectura en Internet es de suma importancia.

* Creer que la cantidad de comentarios sirve de indicador del número de lectores.

* Olvidar que el bloguero es sobre todo un intelectual, y como tal, debe ser crítico con la sociedad.