•  |
  •  |
  • END

El poeta iba solo por la calle “La Calzada”. Una plazoleta llena de bares, restaurantes hoteles y cafés. Los faros iluminaron sus pasos, y tras de él, un grupo de niños le seguía. Se trata de Ledo Ivo, un poeta de baja estatura y risa contagiosa, quien camina por Granada en estos días del Festival Internacional de Poesía.

“Es la primera vez que estoy en Nicaragua. Es una alegría inesperada porque Nicaragua es la cuna de la poesía moderna, que inicia con Rubén Darío. Es sorprendente que este país haya producido poetas de gran envergadura”, dice el poeta.

Ledo Ivo nació en Brasil en el año 1924, es una de las figuras más destacadas de la moderna literatura brasileña. La crítica literaria lo considera la figura más representativa de la Generación del 45, movimiento de reacción estética contra el clima demoledor y anarquista de la primera fase del Modernismo.

Actualmente pertenece a la “Academia Brasileña de la Lengua” y en Brasil a los miembros de la Academia se les llama “inmortales”, por ello el seudónimo. “Pero yo realmente soy efímero y mortal como las nubes”, dice sonriendo.

Para él, la poesía vive en una condición clandestina. Afirma que “la sociedad electrónica ha ocultado a sus poetas, y estos festivales como el de Granada son espacios para darles visibilidad.

Pero al mismo tiempo los poetas deben entrar en contacto con las personas, porque la poesía está destinada para ellos. De hecho, la poesía en sí está destinada a los otros, y estos festivales sirven para encontrar a ese lector no identificado, a ese otro que no conocemos”, agrega.

Entre sus obras públicas se encuentran: “Estación Central”, “Poesía Observada”, “Las islas inacabadas”, “Crepúsculo civil”, “Nocturno romano” y diferentes antologías, entre ellas “Los murciélagos”, un poemario que devela la intimidad del hombre, deshumanizado e indiferente.

Lectura de los poetas
Ledo Ivo recitó el pasado miércoles en la Plaza de la Independencia de Granada, misma plaza donde recitó el año pasado el poeta brasileño Thiago de Mello. En esta lectura del “Inmortal” le acompañaron Gioconda Belli, recién premiada por la Editorial española Seix Barral; Alex Fleites, de Cuba; Bengt Berg, de Suecia; Karen Kung, de China-Taiwan; Roberto Sosa, de Honduras; la italo-uruguaya Marta Canfield; Milan Richter, de Eslovaquia; Marco Antonio Campos, de México; Luke Davies, de Australia, y Rodolfo Dada, de Costa Rica, entre otros.

Sigamos escuchando entonces más poesía, este documento de la condición humana expuesta en lo que nuestro invitado Ledo Ivo llama “una gran actividad planetaria”.