•  |
  •  |
  • END

Aquella anciana con rostro de gitana se situaba en una acera a pocos metros del parque central de Estelí. Se ponía un pañuelo rojo, un delantal y armaba cada mañana su antigua cámara de caja. Era un referente de la fotografía donde llegaban a retratarse familias enteras y hasta soldados que se iban a la guerra durante la década del ochenta. Aquella anciana llamada doña María, ya no existe. Sólo queda la memoria que la artista suiza Olivia Heussler capturó en un tiempo fugaz.

Pareciera que al pasar de los días todo lo que contemplamos podría ser la última mirada, esa sensación resulta angustiante, y al respecto reflexiona Olivia en su libro “El sueño de Solentiname”, que quizá algunas de las personas que fotografió ya no estén vivas desde hace mucho tiempo y que el hecho de ser la única persona en tener esos retratos contrae una gran responsabilidad.

En el prólogo del libro, escrito por Sergio Ramírez, el novelista explica que se trata de un recorrido fotográfico por tres décadas; la de los ochenta, que es la década de la revolución; la de los noventa, que es la del fin del sueño socialista; y la primera del siglo veintiuno, cuando la democracia se ve amenazada por el regreso a las viejas formas de autoritarismo.

Pero el título del álbum es sólo un pretexto, en éste se muestran más de 200 imágenes en las cuales Olivia devela lo precario de algunos lugares, las amplias brechas sociales, la pobreza y tragedia de nuestra tierra, los sueños de la época revolucionaria y su declive.

Hay también el registro natural de algunas escenas que parecieran favorecidas por el azar; importante además, destacar cómo la estética cobra mayor fuerza en las fotografías que tienen que ver con acercamientos y detalles. Por ejemplo, es notable, como en una carne de tiburón se muestran algunas fibras blancas que parecieran simular trazos de luz, dando lugar a una visión geométrica del objeto contemplado.

Hay otra imagen que llama poderosamente la atención, recuerda a la novela “El viejo y el mar” de Ernest Hemingway, pero esta vez se trata de un viejo que está en un pequeño bote varado en el río San Juan, su vela es de plástico negro ¿Qué preguntas se hará aquel hombre en su soledad? ¿Hacia qué ruta lo llevará el río? Eso es algo que jamás sabremos, pero desde la distancia, en silencio, Olivia ha sabido capturar su incertidumbre.

Tome nota:

El lanzamiento del libro fotográfico “El sueño de Solentiname” será el viernes 15 de octubre, a las seis de la tarde, en el Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica de la UCA (Ihnca-UCA). La presentación estará a cargo de Sergio Ramírez.

Trayectoria:

La artista llegó a nuestro país con una brigada suiza durante la década del ochenta, y luego volvió con un encargo de trabajo de una pequeña agencia de prensa independiente que tenía su sede en el patio trasero en una casa en Managua. Como parte de su trayectoria cofundó la agencia suiza de fotografía Lookat Photos y fue miembro de Impact Visuals en Nueva York. Ha realizado fotorreportajes en Israel, Palestina, Turquía, África, Europa y Pakistán. Sus fotografías figuran en colecciones privadas y públicas y se exhibieron en muestras internacionales. Actualmente vive con su hija en Zúrich.