•  |
  •  |
  • END

Shakira se sincera consigo misma. Desde el Mundial de Fútbol de Sudáfrica sabe de nuevo exactamente a dónde quiere dirigirse como artista. “Waka Waka trajo tanta alegría a mi vida... muchas cosas cobran más sentido para mí, mucho más que el año pasado”, dijo la cantante colombiana.

Su nuevo disco, Sale el Sol, llegará a las tiendas el 19 de octubre, y un mes después, Shakira ofrecerá en Madrid el primero de sus tres conciertos en España.

También desde el punto de vista musical, la cantante de 33 años vuelve a sus raíces. Para Sale el Sol, que nuevamente es un álbum bilingüe, se inspiró en las viejas canciones de su iPod, que ya le gustaban en la adolescencia.

En temas como Lo que más y Rabiosa suenan ritmos de salsa y merengue, pero también de música popular de los Andes. Sin embargo, hay además algo de rock, influencias de The Cure, Nirvana y Metallica. Y el álbum contiene una versión en español de la canción del Mundial: Waka Waka (Esto es África). “Este álbum es como estar en casa”, señaló.

Shakira admite que en su carrera dio algunos rodeos musicales, que buscó diferentes corrientes, probó y experimentó con otros géneros. “Eso también es muy sano para un músico, uno no puede estar simplemente estático, como una fotografía que ya no se mueve”. Sale el Sol refleja exactamente sus gustos. En especial el tema que da nombre al álbum y la canción lenta Antes de las seis, que escribió en sólo una hora, son sus favoritas. “Ésta puedo escucharla y no me aburre”, dijo Shakira.

En su actual gira por América del Norte, también en el escenario se muestra muy segura de sí misma. “Estoy aquí, para agradarles”, dijo en su concierto en Madison Square Garden con una coqueta mirada y su usual meneo de caderas.

“Con este nuevo espectáculo estoy mucho más cerca de los fans, puedo ver sus caras y puedo tocarlos. Al final de la noche me siento llena de energía”.