•  |
  •  |
  • END

El príncipe de la salsa regresa hoy a Nicaragua para ofrecer un gran concierto en “el Diamante de las Segovias”. En entrevista vía telefónica previa a su arribo manifestó que su presentación de hoy sábado será “más o menos igual a la de la primera vez”, (luego de diez años de ausencia), con la variación del escenario donde se va a realizar: el estadio Independencia de la ciudad de Estelí.

Y es que el intérprete de “Yo no sé mañana” sigue recogiendo los frutos de su cosecha con el disco “Ciclos” que le hizo merecedor de tres Grammy: dos latinos y uno anglo, es por eso que decidió retornar a su terruño y llevar su música a otros departamentos. Le preguntamos si su apretada agenda contempla a su natal Somoto, a lo que él contestó que tiene programado un convivio breve en esa ciudad antes del concierto, pero que de regresar, ignora el destino.

Relevo en los Grammy

A propósito de premios, el año pasado, era Luis Enrique, quien estaba en suspenso nominado a tres Grammy Latinos. Este año fue su hermano Ramón Mejía, quien figuró en la lista de nominados a “Mejor álbum de música alternativa” con su disco CPC (canciones populares contestatarias). Al respecto el “Príncipe de la salsa” exteriorizó su emoción.

“Es importante porque la Academia obedece a toda una cadena que ya está creada. Entrar a los Grammy por si sólo es un logro impresionante no solamente para él, sino para todo el gremio de cantautores nicaragüenses que luchan a diario por hacer un trabajo e internacionalizarse, como lo está haciendo Ramón”.

Este año Luis Enrique no figuró en la lista de los Grammy Latinos, pero es probable que en la próxima edición lo haga con su nuevo proyecto que ya está a la puerta del horno. “Va a ser un disco muy lindo, con canciones muy hermosas y sorpresas agradables que a mí me llenan mucho de emoción”, describió el artista, quién adelantó que escribió un tema con Perrozompopo, el cual formará parte de las diez selecciones de esa tan esperada nueva producción.

¿Romance o amistad?

Al respecto de los rumores que circulan por allí sobre un posible romance con la modelo y presentadora de televisión Lilia Piccinini, el salsero manifestó que eran simples rumores.

“Rumores, se rumora, hay muchos rumores de todos lados. A mí me causa mucha gracia, pero además me llena de orgullo porque me han puesto con una chica hermosa (risa)… así que eso es maravilloso”.

- Si no es ella ¿hay alguien más en tu vida? Pregunté.

- “Siempre he sido consecuente de no hablar de mi vida privada y no porque no tenga nada que decir, sino porque cuando las cosas son evidentes y las cosas son, todo mundo lo sabe y yo no me opongo a que lo sepan, pero cuando no son, no tengo nada que decir. El hecho de que te achaquen rumores porque te ven con una persona, porque te ven haciendo amigos, inclusive para mí en mi país que es totalmente nuevo hacer amigos, pues no le digo que no a esas oportunidades. El hecho que tengas una amistad no quiere decir que tengas algún compromiso, ni mucho menos”, aclaró el artista.

¿Se le subió la fama a la cabeza?
Para cerrar con broche de oro no nos privamos de emitir nuestro descontento con el salsero ante algunas actitudes que nos parecieron “elevadas y burocráticas” producto de la fama, como el limitado espacio para entrevistas que se le da a los medios de comunicación nacionales, en comparación a los internacionales, tomando en cuenta el apoyo brindado desde el inicio de su carrera, hasta la fecha.

“Lo que pasa es sencillo y te va a pasar con todos los artistas, el hecho que yo tenga una agenda apretada no quiere decir que haya burocracia, o sea no podemos ver la vida de un artista como que está sentado esperando a que alguien le haga una entrevista, yo los atiendo con mucho cariño. Yo soy una persona extremadamente agradecida y sobre todo con la gente de mi país. En muchos países del mundo los medios me tratan con mucho cariño y es porque soy sencillo. Ahora no podemos estar en el momento que llegue una entrevista y yo tengo una agenda apretada. Accesible si soy, sobre todo para darle entrevistas a ustedes, pero no pequen de juzgar mi carrera y mi tiempo como que hay burocracia, lo que sí hay es mucho trabajo y uno no puede cumplir con todo, pero no me digas eso porque me pone triste”, se pronunció Luis Enrique, quien extendió el limitado tiempo y concluyó invitando a todos sus compatriotas a acompañarlo en este gran concierto que promete entregar mucho como la primera vez, ¡viste que no hay mucha burocracia! Bromeó al final.