•  |
  •  |
  • END

Creó el vestido de una novia, soñado, y eso le valió para continuar en la pasarela. Aunque la diseñadora pinolera fue elogiada por su propuesta, también recibió una invitación a no perderse en lo mismo, crítica que le arrebató el privilegio de ganar un nuevo desafío.

Cata fue la ganadora de un desafío que obligó a los cinco diseñadores a explorar su creatividad y a trabajar su idea a base de papel periódico y tela.

Al final, lo más difícil para los diseñadores fue juzgar el trabajo de los demás y despedir a Héctor, quien se arriesgó demasiado al encasillarse en un outfit “aburrido” que lo eliminó de la competencia.

Proyect Runway Latinoamérica ya está en la cuenta regresiva, ahora sólo quedan cuatro diseñadores, y la presión por continuar en la misma ha propiciado el ambiente de desconfianza e individualismo, cada quien luchando por seguir.