Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

MADRID/AP

Javier Bardem ha interpretado a un torero, a un súper macho, a un cuadrapléjico luchando por su derecho a morir y ahora a un temible y despiadado asesino.

El actor español no es otra cosa que un hombre versátil, que en más de 20 años ha conquistado un sinnúmero de reconocimientos en su tierra natal, aunque la fama mundial parecía estarse portando tímida con su carrera.

Sin embargo, eso ha comenzado a cambiar gracias a su papel como asesino en la película de los hermanos Coen ''No Country for Old Men''. Ahora las críticas a nivel mundial le sonríen coronadas con su segunda nominación al Oscar.

Tan sólo el mes pasado, el actor nacido en Islas Canarias obtuvo dos premios importantes por su actuación en ''No Country.'' El 13 de enero se convirtió en el primer actor español en recibir un Globo de Oro. Dos semanas después se alzó con el premio del Screen Actors Guild y este mes agregó a la lista la distinción de la Academia Británica de Cine.

A pesar de los elogios, Bardem ha dicho una y mil veces que no le interesan los premios.

Cuando en 2005 se convirtió en el primer español en ser nominado al Oscar por su caracterización de Julian Schnabel en la cinta ''Before Night Falls'', Bardem indicó que ganar ''no es importante''.

''Es más importante que las bombas dejen de explotar en Irak, que los Estados Unidos respeten el Protocolo de Kyoto, o que permitan observadores internacionales en Guantánamo'', dijo entonces a la AP.

Bardem, de 38 años, viene de una familia involucrada en el cine y el teatro: su madre, su hermano y su hermana son actores también.

Y aunque se le conoce como una persona amable y casi retraído en persona, ha sido brutalmente sincero acerca de sus sentimientos políticos. Ambos, él y su madre fueron figuras prominentes en las protestas que se realizaron en España en contra de la guerra de Irak. Sobre los derechos de los homosexuales, una vez se le citó diciendo que si él fuera gay se casaría sólo para poder ofender a la Iglesia Católica.

Ha apoyado a Médicos Sin Fronteras, y recientemente produjo un documental titulado ''The Invisibles,'' una serie de cortos realizados por cinco directores, entre ellos Wim Wenders, sobre conflictos y derechos humanos.

En la pantalla, ha creado un abanico de personajes algunos de ellos en las mayores películas españolas como ''Carne trémula'' de Pedro Almodóvar y ''Segunda Piel'' de Gerardo Vera en las que ha demostrado sus habilidades camaleónicas.