•  |
  •  |
  • END

El terremoto del 72 sorprendió a todos los músicos famosos de Managua, tocando en los night club o amenizando fiestas privadas. Un joven talentoso, adelantado a la época tocaba en Scorpio. Era Augusto Gallego, director de Llama Viva.

El sitio era administrado por el también artista llegado de Colombia, César Andrade. Quiso Dios que Gallego saliera vivo, porque lo que venía después eran éxitos tras éxitos como guitarrista y músico director de la banda pionera del Rock Clásico en Nicaragua. La fama de Gallego ha trascendido las fronteras y su nombre está íntimamente ligado al de Llama Viva.

Gallego nació el 20 de octubre de 1952 en el barrio “San Sebastián”, y su primera afición artística fue como pintor. Comenzó a tocar como músico aprendiz en 1970, con su gran maestro y amigo Germán Ruiz Mena.

“Excelente en todo lo alto, soy su alumno y no le he defraudado, empezamos con una pequeña banda llamada “Mente” y en 1972 empecé con Alfredo Rosales un proyecto con el nombre Agua Viva, funcionamos uno o dos años para dar paso a Llama Viva, con los grandes músicos que la formamos”, atina a recordar Gallego.

Para este maestro del requinto eléctrico, ha sido muy difícil conducir una banda por la cual han pasado los mejores músicos del país.

“Que Llama Viva haya sido un semillero, no lo considero así, más bien diría que a Llama Viva llegaron buenos músicos que contribuyeron a que se volviera una institución musical. Algo que me llena de orgullo, porque por Llama Viva han pasado los mejores músicos de Nicaragua, como Julio Cansino, José Félix Centeno (Chepito Telcor), Sidar Cisnero, Ricardo Palma, Raúl Latino, Ronald Hernández, Chava “El Inmortal” Fernández en las congas y muchos más”.

Es difícil dirigir a muchas lumbreras, en la historia del grupo fue circunstancial que me quedara como líder de la agrupación; yo no lo busqué, no lo quise, porque los líderes no se hacen por decirse líderes, pero las necesidades te obligan a tomar las riendas y constituirte en uno.

Me agrada y me complace que amigos, mucha gente y muchos medios de comunicación nos consideren los pioneros en este género musical, líderes en este tipo de música. Me agrada porque todos los que quisieron hacer algo en este campo no lograron sostenerse y Llama Viva, sigue prendida en el gusto del público nacional e internacional”, expresa el maestro de la agrupación.

Gallego refirió que en el 2011 esperan producir un nuevo disco con piezas musicales que están “por ahí fragmentadas”, y sostenerse unidos como la banda pionera del Rock Clásico y música del recuerdo en Nicaragua.

Agregó que para cierre de año tienen contrato para amenizar una fiesta en el Hotel Las Mercedes y hoy en la Plaza de Los Cruces, en la Colonia Centroamérica, contiguo al Canal 23 de televisión.

“Se trata de una fiesta de fin de año abierta a todo el público, teniendo como anfitriones a la familia Cruz, sus amigos y vecinos que están cobrando 150 córdobas por el menú musical, que además incorpora a dos agrupaciones juveniles: Alto Contraste y Latin Blood Colective, que musicalizaron la película La Yuma”, concluyó diciendo Gallego.