•  |
  •  |
  • END

Con su amplia sonrisa, la corona de reina, la banda blanca con letras azules y la emoción y asombro en sus ojos, Thelma Guisselle Rodríguez Flores, Miss Nicaragua 2008, desde la noche del sábado, compartió su alegría de ser nombrada la mujer más bella del país.

Thelma, de 18 años, proviene de una familia chinandegana tradicional. Es orgullosa de sus raíces, y más ahora que ha enaltecido al departamento con el título de Miss Nicaragua 2008, suceso que ocurre por primera vez en la historia de esa tierra occidental.

La nueva soberana recibió a EL NUEVO DIARIO para compartir la emoción que la embarga.


¿Qué sentiste cuando nombraron a Karina Gordon primera finalista?
No me lo podía creer. Estaba feliz y sorprendida a la vez, porque se rompió la tradición de que la corona quede en Managua. Cuando me pusieron la corona sentí una emoción tremenda. Cumplí mi sueño de llevar la corona de Miss Nicaragua por primera vez a Chinandega, y a mi corta edad.

¿Y hoy? ¿Todavía no lo asimilás?
Me levanté asustada. Fue como que ‘soy la Miss Nicaragua 2008’. Me levanté asustada con la corona al lado de la cama.


¿Qué es ser Miss Nicaragua para vos?
Es ser la voz. Como Thelma podía decir algo y tal vez nadie me iba a hacer caso, pero como Miss Nicaragua sí puedo dar un mensaje. Soy un medio para transmitir.


¿Cuál sería el primer mensaje que darías, actuando como ese medio?
Sería a los jóvenes, porque ellos son los que vienen. Si se proponen algo, luchen y luchen por alcanzarlo. Aunque lo vean difícil, sigan luchando, porque la recompensa será mayor. Yo soy vivo ejemplo de ello. Yo decía voy a luchar por esa corona. Aunque sea difícil, pero va a ser mía y fue conquistada.


¿En algún momento quisiste dejar de luchar?
Claro que sí. Me sentí cansada por el trabajo y todo lo demás, pero me dije a mí misma que no vine desde Chinandega y no voy a perder la oportunidad de cumplirlo.

Siempre creí en Dios, él me dio fortaleza para seguir adelante con una sonrisa. Desde que puse un pie en ese escenario dije yo voy a ganar. Mostré seguridad y si sos segura vas para largo.


¿Has hablado con las otras candidatas?
Las muchachas me felicitaron y se despidieron, porque a muchas tal vez no las voy a volver a ver. En Ligia y Alexandra encontré dos amigas. Alexandra siempre me apoyó, y me alegra que también haya sido finalista.

Todas compartimos alegrías, cansancio y tristezas. El concurso no solamente me deja una corona sino dos amigas y muchas compañeras a las que siempre voy a recordar por su personalidad. Fue una experiencia inolvidable.


¿Y la familia?
Mi familia estaba nerviosa, los veía calladitos desde el escenario y yo pues allá feliz… Ellos tampoco se lo creen, pero están felices y orgullosos.

Thelma a través
de sus ojos
La nueva reina de belleza se considera una mujer segura, cualidad que a su juicio en ocasiones puede parecer un defecto. Según ella, pretender ser demasiado segura puede molestar a algunos, “pero es la verdad, uno tiene que serlo para conseguir las cosas”, dijo.


Las características que cree le ayudaron a conseguir la corona fueron su alegría, espontaneidad y seguridad, “pero sobre todo que siempre creo en Dios”, agregó.

Thelma dice estar feliz con su apariencia y asegura que no cambiaría absolutamente nada de su cuerpo.


Vuelo directo a Vietnam
Para Miss Universo, planea prepararse desde ya. Hasta el momento sólo habla español, pero asegura que pronto empezará las clases de inglés para así poder desenvolverse mejor en el certamen internacional.


¿Hasta el momento, cuál es tu estrategia para representar a Nicaragua en el certamen?
Ser siempre auténtica, feliz, con una sonrisa vas a decirle al mundo lo que sentís. Con eso vas a demostrar lo nicaragüense que sos.


¿Creés que podés llenar los zapatos de Xiomara Blandino?
Creo que somos dos personas diferentes, pero sí sé que estoy capacitada, y lo que me haga falta lo vamos a mejorar en estos meses que tenemos para hacer un papel igual o mejor que ella.


¿Cuáles son los proyectos en los que te querés involucrar como la representante de la belleza nacional?
Me gustaría trabajar con niños y ancianos. Sobre todo los ancianos, porque son personas solas que necesitan alegría, y nosotros los jóvenes podemos dársela. Ésas son las metas por el momento, las demás vendrán con el tiempo. También me gustaría explotar turísticamente la belleza de Nicaragua, porque creo que se tiene que explotar la belleza de sus mujeres y su belleza natural.