•  |
  •  |
  • END

Con una carta en la que expresa disculpas, Slilma Ulloa, Reina del Carnaval 2007, quiere ponerle punto final al escándalo que provocó al realizar serias declaraciones infundadas sobre la vida personal de la señorita Reyna Medina,quien representara a Nicaragua en el certamen Miss América Latina el año pasado. “Me basé simplemente en rumores de la gente por lo que admito que fue un error que cometí y tuve una actitud muy imprudente al arremeterla contra ella, que no es culpable acá, si no la organización que manipula y aplica la dedocracia.

Desgraciadamente creo que esto está desviando la atención de lo que verdaderamente importa en esta situación, que es la injusticia con la que una organización trata a una reina que no es de su agrado”, dice Slilma.

La ex reina expresó que se vio en la necesidad de no revelar todas sus inconformidades con el trato recibido de parte de la organización del Carnaval y especialmente de parte de su presidenta y fundadora Emperatriz Urroz, para evitar ser destituida.

Ahora que tomó “valor” espera sirva “para que las futuras reinas no pasen situaciones incómodas como las que yo pasé y que tuve que callar”.

Igualmente, rechaza las declaraciones pasadas de Urroz en las que manifestó que Slilma se declaró indispuesta para representar al país en el certamen Miss América Latina.

“Ella (Urroz) me invitó al casting como jurado para elegir a quien iba a asistir a dicho concurso pero a mí no me hizo la invitación.

También el 13 de febrero dijo en conferencia de prensa que: ‘La reina del carnaval electa en 2007 asistiría a eventos tales como: “Miss América Latina, Miss Mesoamérica y Miss teen internacional’”.

En su comunicado Slilma reitera su reproche al escaso apoyo que recibió departe de Urroz cuando compitió en el certamen Reina Hispanoamericana. Cien dólares, un vestido de su creación y un huipil facilitado por Doña Blanca Guardado, es lo único que asevera haber recibido.

El resto sostiene que lo consiguió gracias a la colaboración de amigos diseñadores.

“Vale mencionar que mi asistencia al certamen “Reina Hispanoamericana” fue una casualidad, porque me avisaron del tal evento tres días antes de la fecha prevista de viaje”, agrega.

“Con esto dicho, no me resta más que ponerle punto final al asunto y nuevamente reiterar mis disculpas para Reyna”, concluye la comunicación de Slilma.