•   El País  |
  •  |
  •  |

A mediados de octubre del 2009 Madonna viajó a Malaui para anunciar que su organización humanitaria, Raising Malawi, invertiría 15 millones de dólares en la construcción de una escuela “única en África”, que aseguraría el futuro de 500 niñas del país.


Ante las autoridades de Malaui, la reina del pop inauguró el proyecto cortando un lazo en el terreno donde se levantaría el centro, en el poblado de Chinnkhota, a 21 kilómetros de la capital, Lilongwe.


Casi un año y medio después no hay rastro del centro y Madonna ha decidido cambiar de planes. Esta semana anunció en la página Web de Raising Malawi que ya no construiría esa escuela sino otras que se levantarán por todo el país y que brindará educación a mayor número de estudiantes.


El repentino cambio de planes no ha sentado muy bien en Malaui. El ministro de Educación, Peter Mutharika, hermano del actual presidente y uno de los que tiene más opciones de sustituirle en el cargo, explicó así al The Guardian su malestar: “Nos gustaría saber por qué ha cambiado de idea. No sé cuántas escuelas va a construir, dónde ni durante cuánto tiempo. Hasta que no hablemos con ella no podemos decir mucho más”.


La única explicación que ha dado Madonna ha sido en su Web. “Me he dado cuenta de que en un país donde sólo el 33% de las niñas van a la escuela Primaria, mis planes no servirían a muchos críos. Mi visión original está ahora en otra escala mucho más grande, quiero llegar a miles de niñas”.


Pero quienes parecen más dolidos con la cantante son los habitantes de la tierra en donde iba a construirse la escuela. Muchos recibieron unos cuantos dólares para marcharse de la tierra de sus antepasados y dejarla vacía para que llegasen las grúas. Otros habitantes protestaron y se opusieron a la construcción de la escuela. Finalmente, el Gobierno procedió al desalojo alegando que el terreno pertenecía al Estado. Las máquinas llegaron pero se marcharon a finales de año y los habitantes de Chinnkhota se sienten estafdos.