•  |
  •  |

Con el nombre de Fundación ‘Augusto Nicolás Calderón Sandino’, la descendencia de este héroe nacional creó la institución con el fin de aglutinar la mayoría de información y objetos relacionados con Sandino, los cuales hasta la fecha han sido donados para crear una exposición y cuyo plan en el futuro, es fundar un museo en la casa donde el General vivió.


Por ahora, en la Pinacoteca del Banco Central de Managua, a la que podés llegar sin pagar ningún costo, en horario de 8am a 4pm, se encuentra la exposición que cuenta con el árbol genealógico de toda la familia, desde el primer Sandino que vino de España llamado Aparicio, quien se casó con una nicaragüense llamada Apolonia Castillo.


“Aunque no pudimos obtener los nombres de todos los hijos, conseguimos los tres principales: José María, Santiago y Eufresiano Sandino”, detalló Walter Castillo Sandino, nieto del General y fundador de la fundación, en complicidad con algunos integrantes de la familia.


Nos trasladamos al lugar en donde el mismo Castillo Sandino, muy presto y orgulloso nos mostró la colección con una breve reseña de cada artículo.
“Este cuadro –me dijo señalándolo- es la foto de Agustina López Oviedo, que tiene más de 100”, subrayó. Ella se casó con Eufresiano Sandino, mejor conocido como ‘San San’, y tuvieron varios hijos, entre ellos Gregorio Sandino, el papá biológico de Sandino, pues tuvo una relación amorosa con una de sus empleadas, doña Margarita Calderón Ruiz”, explicaba inspirado.


Mientras me hablaba de la madre de Sandino, me señalaba la pared del otro lado del salón, en donde estaba un cuadro y se notaba en blanco y negro la foto de los medios hermanos de Sandino: Fernando, Antonio, Julio César, Margarita, Isabel y Carmen, explicó Castillo.


“Don Gregorio se casó con América Tiffer, después que nació Sandino, y procrearon tres hijos: Sócrates, Asunción y Zoila América… por eso existe un vínculo con Rosario Murillo, a través de una media hermana del general Sandino por parte del papá”, recordó.


Del mismo modo, Castillo Sandino agradeció a toda la gente “bondadosa que cree en nosotros y en lo que estamos haciendo, pues nos han entregado una cantidad de objetos y documentos muy valiosos. Por señalarte otro ejemplo, me dijo: “Estas 100 cartas inéditas del general Sandino y de sus generales que fueron capturadas por el Ejército yanqui y fueron guardadas celosamente por casi 70 años”, manifestó.


A su vez, la sala está resguardada por una colección de cuadros del General y de Blanca Estela, creados por manos artesanas nacionales. Uno de esos artistas es Douglas Salguera, “un artista nicaragüense desconocido por completo y que ahora está terminando el más bello y más grande de todos, que mide dos metros, tamaño natural, es la mejor foto… estará exhibiéndose pronto al lado de todos los demás artículos”, comentó. Toda esta colección será completada con 29 cuadros y será para crear la galería ‘Sandino vive’, con los principales generales.

Objetos valiosísimos
Sobre una mesa redonda, una especie de cápsula de vidrio cubre una moneda de oro puro de la que Sandino mandó a imprimir mil para comercializar, “pero no pudo hacerlo, pues apenas estaban recién impresas lo asesinaron a él y a toda su tropa”, refirió el nieto de este héroe.


En esta misma ‘cápsula’ hay un broche que siempre anduvo en su chaqueta con el símbolo del infinito, también una hebilla de oro y plata que Sandino siempre usó, y cuyo costo es de 25 mil dólares actualmente. Una pluma de oro, una colección de monedas, una pistola entregada por Luis Rubén Aráuz hijo, quien pertenece a esta familia también, se encuentran resguardadas bajo este cristal.
Hay cuadros en la exposición que tienen gran historia y valor, además de económico, sentimental. “Este cuadro que ves aquí para muchos es del general Sandino, el héroe de Las Segovias, el militar, el estratega, pero para nosotros es nuestro abuelo”, externó a la vez que hizo reseña de otro cuadro donde aparece Blanca Estela Aráuz.


Encuadrados también aparecen personajes importantes en la vida de Sandino, así como el set de muebles (biombo, sillas, mecedoras) en donde se realizaron fotografías que están en esta exposición. Piezas de ropa de Sandino como chaquetas, corbatas, sombrero. Una máquina de escribir obsequiada por Julio Valle Castillo se asoma y, al lado del escritorio donde reposa, está una caja fuerte en donde Sandino traía a Managua artículos valiosos para comercializar.
La información que contiene esta compilación desarticula varias versiones de la vida del general Sandino, esto según Castillo Sandino.


“La gente cree que el museo de Sandino es Niquinohomo, pero él prácticamente no vivió ahí, pues sólo llegó a la edad de 10 años a demandar a su padre, don Gregorio, a quien le solicitó el mismo tratamiento que le daba a sus otros hijos”, contó la fuente.


A raíz de esa demanda verbal de su propio hijo, “lo tomó y se lo llevó para su casa como un empleado más, pues comía en la cocina y dormía en el patio”, compartió la fuente.


La verdadera casa de Sandino, que la compró con su esfuerzo está ubicada en San Rafael del Norte, “donde instaló su Estado Mayor, el Cuartel General del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua.


Tenemos toda la información que con su dinero, compró esa casa a mi abuelita (Blanca Aráuz), en donde vivieron y nació mi madre, y es ahí donde queremos instalar el museo”, subrayó Castillo Sandino. “Aunque la casa se está destruyendo, estamos en busca de la ayuda solidaria con la causa para restaurarla”, agregó.


El libro que Sandino escribiría
En la máquina de escribir, que también forma parte de esta exposición, Sandino le dio vida al prólogo (1931) del libro que planeaba escribir pero la guerra no lo dejaba. En este aparece el nombre que había decidido ponerle a este material: “El bandolerismo de Sandino en Nicaragua”.


El libro contiene el resumen de todas las actividades del Estado Mayor de Sandino desde el 1 de junio de 1929 al 16 de julio de 1931. Además, está ilustrado con la mayor cantidad de fotografías pertenecientes a nuestro ejército.


Y es que Walter Castillo Sandino se encargó de cumplir el sueño de su abuelo: crear el libro. “Lo que él quiso hacer nosotros le dimos continuidad, pero él dice además en su prólogo que hay que escribir otro libro, el cual bautizó como “El Incendio de Las Segovias Nicaragüenses, y lo estoy haciendo ahorita, pero no es fácil, pues deben aparecer todos los combates, muertes, sus actividades”, explicó.


De una compilación de documentos que Castillo Sandino tuvo que buscar, nació este libro, “El Bandolerismo de Sandino en Nicaragua”, con más de 400 fotografías. “Yo tenía la intención de hacerlo pero no sabía ni qué nombre ponerle, pero un día fui a la casa de doña Lourdes Salvatierra y me mostró la biblioteca de Sandino donde nos metimos a buscar entre toneladas de libros y ahí, en uno de tantos, doblado en cuatro partes, estaba este papelito”, dijo señalando el prólogo que está exactamente reproducido en la primera página de estos ejemplares. Dicho material puede encontrarlo en las librerías Hispamer y “Rigoberto López Pérez”, esta última ubicada en el Centro Comercial Managua.


En una de las historias contadas por Castillo Sandino, se habló de la mula en la que cabalgaba Sandino llamada ‘Gorguera’, “muy famosa en el Ejército, tanto que una vez en negociaciones con los yanquis ellos capturaron a la mulita, y por eso Sandino propuso que si se la devolvían, regresaría a una cantidad de yanquis que estaban en su poder”, contó.


De esta anécdota hay una carta en donde Sandino cuenta acerca de esta negociación. Esta mula, según la fuente, es el símbolo de la fundación.
Pero esto no es todo lo que hay en la exposición, pues también hay banderas, fotos del Estado Mayor de Sandino, estatuas, libros acerca de Sandino en varios idiomas, entre otros artículos.


La fundación continúa con su ardua labor compilativa para que la verdadera historia de este héroe, según nos confesara Walter, “sea conocida como es, que Sandino era un hombre de carne y hueso”, subrayó.


De manera que si alguien que lea este artículo conserva o conoce a alguien que tenga algún artículo relacionado con el General de Hombres Libres, puede dirigirse a Walter Castillo Sandino al teléfono 2265-3359, 2265-0718, al celular 8882-1436 o escribir a wcsandino@hotmail.com. La exposición se cierra el 28 de febrero.