•  |
  •  |

A primera vista, Norma Fuentes es la curvilínea mujer que conquistó al jurado por la envoltura: Un paquete compuesto por media libra de cadera, como diría “El General”, estatura promedio, actitud y mucha sed de ganar, misma que demostró durante la gala de coronación de la reina del carnaval, realizada la noche del viernes, certamen al que le apuntó a ganar desde el inicio, sin perder el enfoque hasta el final.


Conversar con ella te hace darte cuenta de que su belleza no es su única virtud. Seguridad, confianza en sí misma, desenvolvimiento y dedicación, son cualidades que complementan el paquete, los cuales no precisa mencionar literalmente, pues las demuestra sin esfuerzo. Los pasos calculados que da para alcanzar sus metas dan fe de que donde “pone el ojo, pone la bala”.


Por el momento está disfrutando de este triunfo con familiares y amigos, quienes la recibieron con bombos y platillos en su natal Chinandega.


¿Y ahora?

Como reina del Carnaval promete no borrarse del mapa, como su antecesora, sino asumir su papel como promotora de la cultura y el arte, valores que representa esta fiesta nacional, a su parecer.


“Una reina debe estar convencida de que el carnaval es arte y cultura… no es sólo figurar el cinco de marzo en el desfile, sino estar en constante promoción de esos valores”, indicó Fuentes.


También suma a su papel de reina del carnaval, la promoción del turismo no sólo de una región, sino de todo el país.


“Las reinas deben tener proyectos de vida, que no sean sólo palabras”, expresó. En lo personal, sus proyectos es elevar el nombre de Nicaragua en todo lo alto, mostrar su riqueza cultural y atractivos paisajes, y pone como ejemplo a su ciudad natal, la tierra del ron y el azúcar, privilegiada con un clima cálido, encantadoras playas, un puerto muy importante económicamente hablando y un patrimonio cultural como El Realejo, más el calor humano. Eso es sólo una reseña de lo que quiere promover de su país.

 

Clave del éxito
En entrevista previa a la coronación, Norma de los Ángeles Fuentes Guerrero, manifestó su pasión por las pasarelas y no omitió expresar que su participación en esta elección era sólo un paso a su verdadero propósito: proyección, así como lo fue el haber obtenido el título de “Señorita Verano 2009”.


Esta beldad chinandegana revela que su carisma, inteligencia y dedicación fueron sus principales armas para ganar ¡Y valla que lo fueron! La seguridad que demostró al contestar la pregunta del jurado sobre el Río San Juan, dejó a todos (as) boquiabiertas.

 

Norma: “El Río San Juan es nica”
La chinandegana de 19 años revela que se expresó de corazón, pues parte de la experiencia de participar en esta elección fue conocer ese paraíso pinolero que antes había visto sólo en fotos, pero que ahora conoce y se enorgullece de haber disfrutado de esa oportunidad.


La pregunta sobre el Río San Juan, era de cajón. Las 12 candidatas se esperaban que saliera, dado que este año el Carnaval “Alegría por la Vida” dedicó su X Edición a ese departamento. Norma fue la afortunada que pudo expresar su impresión sobre el viaje.


De ese recorrido por los municipios de San Carlos, Sábalos y El Castillo, lo que atesora en sus recuerdos es la acogida que les dio la gente a ella y a las otras candidatas, y el haberse maravillado con sus espectaculares paisajes.

 

De su relación con las demás
La etapa de preparación fue, según Norma, la oportunidad para conocerse, pero el viaje al Río San Juan les ayudó a estrechar lazos entre todas las participantes, tanto así que minutos antes de la gala se reunieron en círculo, se tomaron de la mano y se desearon suerte. Al final, todas la felicitaron por su triunfo.


Sus secretos de belleza
La reina del Carnaval Alegría por la Vida, quien atribuye sus curvas a una alimentación saludable, no matarse de hambre y un tanto de ejercicios, manifestó que su filosofía es: “La belleza de una mujer no se mide por el tamaño de sus curvas, sino por la fuerza de su corazón”.

 

 ¿Y los premios?
El título de reina del carnaval viene acompañado de mil dólares en efectivo, productos para el cabello, una beca en la UCC, un certificado válido por un año para ir al gimnasio Bally, 150 dólares en joyería Esquilus y una cámara digital.